“SIEMPRE QUE UNO HACE ALGO CON EL CORAZÓN, LOGRA OBJETIVOS GRANDES”

Han hecho parte de Clubes de ciencia, grupos de robótica, jornadas extracurriculares de ciencia y tecnología y del modelo de las Naciones Unidas. Han viajado a la feria internacional Eureka en Perú y al programa Horizontes en la Universidad Purdue, en Estados Unidos, representando a Colombia. Hacen parte de la Latin American Leadership Academy y de Intersoftware, con quienes se dedican a inspirar a otros jóvenes y pensar en cómo revolucionar la educación. Saben inglés, portugués y están aprendiendo mandarín.
Todo esto es sorprendente, y más si tenemos en cuenta que estos jóvenes aún no llegan a los 17 años. Pero en el caso de Juan y Mateo Quintero, ya es lo más común. Porque ellos son, ante todo, unos apasionados y buscadores incansables del conocimiento o, como lo dice Juan, personas que siempre tienen “la idea de querer hacer más, de comernos el mundo en términos científicos, económicos, políticos, industriales... trascender y seguir conociendo cada vez más el mundo”.
“HEMOS BUSCADO IMPLEMENTAR EN NUESTRO CONTEXTO, DESDE DIFERENTES PERSPECTIVAS, PROYECTOS DE CIENCIA RELACIONADOS CON LA COMUNIDAD Y CON CÓMO ESTA PUEDE IMPACTAR EN EL DÍA A DÍA DE LAS PERSONAS”.
Se recuerdan desde siempre como personas curiosas. “Desde que somos niños hemos visto cada cosa, cada objeto, cada aparato electrónico, como una manera para conectarnos con el mundo. La curiosidad de un niño es incomparable en el sentido de que siempre te inspira, es el deseo insaciable de aprender”, cuentan.

En ese camino de aprendizaje se han encontrado con muchos aliados, y Ruta N es uno de ellos. En sus palabras, “Ruta N conecta el talento con las oportunidades, y para nosotros ha sido ese intermediario que nos permite tener la conexión con diferentes proyectos y programas, y nos han permitido crecer tanto intelectual como socialmente”.
Tienen algo muy claro: la Ciencia, la Tecnología y la innovación existen para servir a lo social: “la CTi juega un papel súper importante en el desarrollo de la sociedad -dice Mateo-. Una sociedad necesita de esas entidades que le permitan trascender, tomar la educación en temas científicos y tecnológicos para progresar. Que podamos relacionar esto en en ámbitos políticos, económicos. Eso es lo que nos permite trascender, cumplir esos sueños y esas metas que nos ponemos como seres humanos”.
Mateo y Juan quieren estudiar Ingeniería Aeroespacial e Inteligencia Artificial y Ciencia de Datos, respectivamente. Y quieren hacerlo por su comunidad, aplicar todo ese conocimiento a hacer de su entorno, un entorno mejor. Porque reconocen que con su historia, son ejemplo para muchos jóvenes que, como ellos, viven en un contexto complejo.

“Los compañeros nos ven como una inspiración, estamos a la par con ellos, tenemos las mismas capacidades, las mismas oportunidades, solo que tenemos que saber dónde encontrarlas y cómo buscarlas. Para ellos es un ejemplo encontrar en nosotros el trayecto y las actividades que hemos hecho. Ha sido todo un reto pero ellos pueden dar prueba de que nosotros como estudiantes estamos apasionados por el mundo y siempre estamos buscando, aportando y transformando la ciudad”, dicen.
Mateo y Juan quieren estudiar Ingeniería Aeroespacial e Inteligencia Artificial y Ciencia de Datos, respectivamente. Y quieren hacerlo por su comunidad, aplicar todo ese conocimiento a hacer de su entorno, un entorno mejor. Porque reconocen que con su historia, son ejemplo para muchos jóvenes que, como ellos, viven en un contexto complejo.

“Los compañeros nos ven como una inspiración, estamos a la par con ellos, tenemos las mismas capacidades, las mismas oportunidades, solo que tenemos que saber dónde encontrarlas y cómo buscarlas. Para ellos es un ejemplo encontrar en nosotros el trayecto y las actividades que hemos hecho. Ha sido todo un reto pero ellos pueden dar prueba de que nosotros como estudiantes estamos apasionados por el mundo y siempre estamos buscando, aportando y transformando la ciudad”, dicen.

CONOCE MÁS HISTORIAS EXTRAORDINARIAS