La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

Para metas ambiciosas, estrategias de intraemprendimiento

2 de Agosto de 2021 en Industria 4.0, Negocios

Para metas ambiciosas, estrategias de intraemprendimiento

¿Qué tienen en común la señalética de las calles, la pintura de las motos, el detergente con el que lavas tu ropa, el colbón con el que tu hija hace las tareas y el botón de tu camisa? que todas están hechas con productos químicos producidos por Andercol, una empresa del Grupo Empresarial Orbis que lleva más de 50 años en el mercado y, aunque puede ser desconocida para la mayoría de consumidores finales, tiene presencia en 12 industrias y 23 países de la región.

Para mantenerse relevante en todos los mercados en los que participa y asegurarse de siempre estar a la vanguardia con sus desarrollos, Andercol tiene un fuerte componente de Investigación y Desarrollo (I+D) al interior de sus procesos, con un equipo de 64 personas dedicadas exclusivamente a estas actividades, entre los que se cuentan seis personas con doctorado. Recientemente, su Centro de Investigación y Desarrollo fue clasificado por Colciencias en la Categoría A, posicionándolo incluso a un nivel superior al de grupos de investigación de algunas universidades del país.

Teniendo todo este sistema robusto al interior, reconocido a nivel nacional y que incluso ha generado varias patentes, ¿por qué Andercol decidió buscar otras formas de innovación en el ecosistema local? en palabras de su director general, Juan David Urrego, “el reloj de Andercol estaba yendo más lento que el del mercado. Cuando salía la innovación, ya el cliente no la quería; estábamos llegando tarde. El otro elemento era que le estábamos entregando al cliente lo que él nos decía que necesitaba en términos de materia prima, pero yo me puse a pensar qué pasaría si nosotros le decimos al cliente ‘usted lo que necesita es esto’”.

Ser más ágiles y adelantarse a las necesidades del cliente. Con estas dos premisas, Juan David se embarcó en una aventura que llevó a Andercol a una completa revolución para poder hacer innovación en todos sus procesos, no solamente en desarrollo de producto a manos de los “eruditos químicos”. En esta nueva visión, todas las personas que trabajan en la empresa, desde la contadora hasta los encargados de logística, pasando por cada uno de los procesos operativos y administrativos, hacen parte del sistema de innovación.

Ese camino empezó con la participación de Juan David en la primera cohorte del programa de formación en corporate Venture capital (CVC) desarrollado por Ruta N en alianza con Flink, en el que entendió que una de las bondades del ecosistema de ciencia, tecnología e innovación es que “el que tiene ideas se puede encontrar con el que tiene la plata y ahí aparecen grandes cosas”.

Recomendado: qué es Corporate Venturing y por qué debería interesarte


El intraemprendimiento como estrategia de corporate venturing

El Corporate Venturing es un término sombrilla para nombrar toda una caja de herramientas disponibles para que un corporativo interactúe con el ecosistema de startups y haga innovación abierta. Después de finalizar el programa de CVC, Juan David participó en el de Intraemprendimiento, que contó con Polymath como aliado de Ruta N y que le dio todo el marco teórico-práctico necesario para hoy contar con tres emprendimientos corporativos (otra manera de decirle a los intraemprendimientos, o emprendimientos que nacen al interior de una empresa) con todo el potencial de agregarle valor a la estrategia corporativa a través de modelos de negocio digitales.

Estos son, según Juan David, los principales resultados de implementar estrategias de corporate venturing al interior de Andercol:

  1. “El reloj de Andercol está caminando más rápido que el del mercado
  2. Hemos democratizado la innovación. Ahora no son solo las personas de I+D las que tienen una capacidad inmensa de innovar: en un reto financiero hoy participa gente de I+D, de logística, de ventas.
  3. Ya tenemos un emprendimiento corporativo montado y estamos arrancando con el segundo
  4. Hoy tenemos un modelo de sostenibilidad que está altamente acompañado por nuestro modelo de innovación. Nos estamos respondiendo grandes preguntas de cara a los principales problemas a los que hoy nos enfrentamos de cara al planeta en el que vivimos”


Convertir las amenazas en oportunidades

Si para Andercol la motivación para hacer intraemprendimiento fue la necesidad de ser más ágiles, para XM fue la inminente llegada de tecnologías 4.0 que podrían poner en jaque su posición en el mercado. Previo a su participación en el programa de Intraemprendimiento de Ruta N, esta empresa, filial de Isa, ya había lanzado un emprendimiento corporativo al mercado, que hace uso de sus capacidades de optimización de la oferta y la demanda en el mercado de energía para aplicarla en en el sistema de movilidad de Medellín. De esta premisa nació Sistemas Inteligentes en Red, que usa el mismo concepto de despacho de energía al despacho de los guardas de tránsito de la ciudad.

Recomendado: Inteligencia Artificial para mejorar la movilidad de Medellín

“Empezamos a hacer análisis de tendencias y nos encontramos con todo lo que tiene que ver con Cuarta Revolución Industrial. Inicialmente, veíamos a Blockchain como una amenaza, sobre todo por el tema de la administración descentralizada de las transacciones de energía. Ahí fue cuando dijimos ‘anticipémonos a eso’ y empezamos a adquirir capacidades de desarrollo en esta tecnología para convertir esa amenaza en una oportunidad de negocio”, cuenta Ana Mercedes Restrepo, directora de estrategia e innovación de XM.

Y al igual que Andercol, para XM la sostenibilidad es un tema que genera muchísimas preguntas que pueden ser respondidas a través de la creación de nuevos negocios digitales al interior de la estructura de la empresa. Después de generar capacidades en blockchain tanto en front end como back, desarrollaron su primer producto, Ecoregistry, la primera plataforma en Colombia que sirve para hacer seguimiento a créditos de carbono a través del registro de proyectos y la emisión de créditos certificados de remoción o reducción de gases efecto invernadero, asegurando la trazabilidad y dándole confianza al mercado voluntario de carbono como una poderosa herramienta de lucha contra el cambio climático.

Recomendado: #4Revolución - BlockchainRecomendado: #4Revolución - Blockchain

“Si por ejemplo quieres comprar certificados de carbono porque tu empresa busca ser carbono-neutral, para ti va a ser muy importante acceder a un proyecto real y que tenga un impacto positivo garantizado, además de estar seguro o segura de que ese certificado sea único. Esa trazabilidad es la que le ofrece Ecoregistry a los y las tenedoras de certificados de carbono”, agrega Ana Mercedes, al tiempo que señala que este tipo de ejercicios en intraemprendimiento significan para XM “la posibilidad de crecer sosteniblemente, generar empleo, transformar la industria, ofrecer servicios distintos y ser un referente de país”.

En la actualidad, Ecoregistry cuenta con casi 24 millones de toneladas de carbono registradas en 47 proyectos forestales, de manejo de residuos y energía renovable.


¿Intraemprendimiento sin ánimo de lucro?

La respuesta es sí. Es el caso del Centro de Ciencia y Tecnología de Antioquia (CTA), corporación privada sin ánimo de lucro que también participó en el programa de formación en intraemprendimiento buscando nuevas formas de financiamiento para su modelo de negocio.

“Hace unos años hicimos un ejercicio de planeación estratégica en el que empezamos a visualizar el futuro y sostenibilidad del CTA por fuera de nuestro modelo tradicional, que es hacer proyectos tanto con el sector público como con el privado. Lo que encontramos es que otras organizaciones que hacen lo mismo que nosotros en otras partes del mundo tenían un modelo de sostenibilidad de los 4/4: los dos primeros eran fondeo público, pero los otros dos correspondían a otras fuentes de ingreso, que llamaban fondos de servicios o producción intelectual de conocimiento”, explica Jaime Arboleda, subdirector del CTA.

Con ese referente internacional, Jaime y su equipo se dieron a la tarea de desarrollar capacidades que les permitieran crear nuevos negocios y, de esta manera, poder trabajar en proyectos que nadie más iba a financiar, y una de esas capacidades es la de hacer intraemprendimiento. “Fue una coincidencia muy afortunada que nos llegara la invitación de Ruta N porque nosotros veníamos haciendo algunos pinitos de manera muy silvestre sin técnica o concepto, y el mayor aporte del programa fue precisamente esa estructura conceptual, especialmente en lo que se refiere a los diferentes momentos de intraemprendimiento y cómo gestionarlos, y cómo debemos prepararnos para enfrentarnos a los posibles financiadores: antes nos enfrentábamos a convocatorias, ahora a un shark tank”.

Si bien cada empresa tiene unas razones particulares para querer generar estrategias de Corporate Venturing y más específicamente de intraemprendimiento, todas tienen algo en común: la visión y el convencimiento de que al interior de sus equipos de trabajo hay mucho potencial por descubrir.

primera cohorte del programa de formación en corporate Venture capital desarrollado por Ruta N en alianza con Flink

Escrito por:

Camila Aristizábal

Ingrese a Ruta N