La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

La innovación de convocar y cocrear

31 de Octubre de 2021 en Innovación Social, Tendencias

La innovación de convocar y cocrear

Yarumal, Maracaibo, Arboletes, las bananeras en Urabá y Chocó no quedan cerca unos de otros: sería necesario recorrer más de 1.500 kilómetros de carretera para trazar una línea entre ciudades. Pero en la ladera noroccidental de Medellín, en un lugar desde el que se ve casi todos los verdes, anaranjados y grises que la componen, están reunidos todos estos lugares.

Se pueden encontrar si se contempla el mural que los jóvenes del sistema de responsabilidad penal para adolescentes del Centro de Atención al Joven Carlos Lleras Restrepo, que se ha conocido como ‘La Pola’, idearon y pintaron el pasado septiembre, como parte de un proyecto del área de innovación y emprendimiento social de Ruta N, en conjunto con la fundación Divergente, Todo en Artes y dos muralistas (Turbo Colors y Daniela Arbeláez).

Esta no es una obra de arte tradicional. Es una expresión simbólica de los lugares, los recuerdos y los significados emocionales que los jóvenes que participaron les han dado. Sueños, libertad, familia y comunidad fueron algunas de las palabras que, después de un proceso de ideación y conceptualización, llevaron a conformar esta cartografía emocional que hoy acompaña la cancha de La Pola.

Aquí, “el arte es un camino para transformar imaginarios y para reforzar habilidades blandas en algunas comunidades”, explica Cindy Campillo, co fundadora de Divergente, un emprendimiento social de colombianas con base en Barcelona que se centra en la educación, la formación en habilidades digitales para personas en situación de vulnerabilidad, el empoderamiento, el voluntariado corporativo y el apoyo a emprendimientos emergentes desde diferentes ámbitos. 

En este camino encontramos historias de vida que se unen de forma insospechada, hilos que se cruzan, diferentes memorias compartidas en un mismo lugar. Atardeceres, fiestas, el volumen alto de la música en los ‘picós’, campos de banano, canchas, lomas y edificios que, a fin de cuentas, constituyen las identidades de los jóvenes de ‘La Pola’ más allá de las casillas tradicionales, y no tan tradicionales, que se les han otorgado a lo largo de su vida. “Esta es una forma de decir quiénes son ellos sin decir quiénes son ellos, sino desde dónde miran, el lugar que los llena de alegría, que les recuerda a su familia sus amigos, la diversión , el amor, el encuentro con el otro”, expresa Leidy Campillo, co fundadora de Divergente.

Y aunque el recorrido para despertar y plasmar esas memorias no es fácil (“para muchos era difícil recordar ‘qué es lo que me hace feliz, cuándo yo he sido feliz’”, explica Verónica Soler, una de las terapeutas ocupacionales del Centro), la experiencia y el resultado fue, a grandes rasgos, positiva.

“Fue interesante ver la transformación de un chico al que le gustan las armas, pero allá pintó un balón”, cuenta Alexandra Claros, otra de las terapeutas ocupacionales. Esto, según cuentan, representó para ellos un regreso a la infancia que muchos no tuvieron. En esa conexión con su inocencia, algunos reencontraron su habilidad y su gusto por la pintura y el dibujo.

¿El reto? Seguir generando espacios para interactuar, aprender, evolucionar y generar nuevos acercamientos entre actores que permitan dar mejores pasos hacia proyectos sociales más sólidos y rentables, en un ecosistema que facilita que los emprendedores se vuelvan digitales.

Todo esto, ligado a una constante lectura del entorno y entendimiento del contexto de cada uno de los públicos que, como los jóvenes de ‘La Pola’, encuentra oportunidades en la innovación social, para que esta sea cercana a su realidad, promueva el empoderamiento de las personas en sus territorios, impacte profundamente a las comunidades y pueda seguir replicándose, más allá del acceso que estas tengan a las nuevas tecnologías.

Más allá de los robots y los computadores

Esta es una intervención que muestra cómo la innovación también ‘es ver y hacer lo aparentemente cotidiano de nuevas formas’, como las que experimentaron ellos al encontrar nuevas maneras de ver las paredes, enfrentarse al color, a la posibilidad de pintar sus recuerdos, su realidad y sus sueños en grandes formatos, para verlos cada día.

Por eso, como dicen Rocío Arango y Adriana Pérez, líderes de los proyectos de innovación y emprendimiento social en Ruta N, “nuestro lema es ‘Innovación se escribe con I de Inclusión’, porque entendemos el concepto integral de innovación, que comprende formas alternativas de ver e interpretar el mundo, y desde las cuales se puede aportar de forma más profunda al crecimiento humano y social”.

Lo que nos interesa es no solo cuestionar los estereotipos sino transformarlos y desdibujarlos”, explica Cindy Campillo y agrega que, desde Divergente, “usamos el arte como un pretexto para que se propicien unos espacios diferentes de interrelación pero también de reflexión y expresión personal, porque uno de nuestros ejes transversales también es la educación emocional y el empoderamiento”.

En este proyecto se pudo conjugar la fuerza del sector privado, el público y artistas independientes, demostrando el impacto que puede tener el que varias personas y empresas se unan para hacer del trabajo social, uno con estructura sólida y potente. Se abrieron puertas para seguir generando espacios de reflexión, cambio y formación, y posibilidades de demostrar que, como dice Rocío Arango, “la innovación no es como la pintan”.

  • El atardecer en Chocó
  • El volcán de arboletes
  • Las comunas de Medellín
  • El universo
  • El Picacho
  • El centro de Medellín
  • El deporte
  • La fiesta
  • La libertad
  • El atardecer en Chocó

    A la pregunta de lugar que lo ha hecho más feliz, este joven no respondió con un espacio geográfico, sino de las emociones. El atardecer que podía ver desde la casa de su abuela, en Chocó, y que lo acompaña siempre.
  • El volcán de arboletes

    Los árboles, el lodo, las montañas y los cielos de Arboletes, en el Urabá antioqueño, son un paisaje recurrente en las memorias afectivas de varios de los jóvenes del Centro.
  • Las comunas de Medellín

    Una representación colorida del paisaje de Medellín, de sus montañas habitadas por casas y edificios que las cubren, y en las que, muchas veces, la necesidad y el sentido de comunidad van de la mano.
  • El universo

    El universo y sus maravillas, la certeza de que habitan un mundo pequeño en la vasta amplitud del espacio hace parte de los interes de los jóvenes de 'La Pola'.
  • El Picacho

    El cerro El Picacho, un lugar de sentimientos encontrados para el joven que lo representó en el mural. Un lugar recorrido, habitado y ligado a sus amores juveniles.
  • El centro de Medellín

    Uno de los lugares fundamentales, donde confluyen muchas de sus historias. Aquí representaron sus edificios y estructuras más icónicas, como el Coltejer y el Metrocable.
  • El deporte

    En palabras de las pedagogas de 'La Pola': el deporte como elemento lúdico fundamental en el proceso reeducativo, que proporciona la posibilidad de tramitación, establilidad y bienestar fisico y mental, articulación grupal, y otro tipo de habilidades sociales y blandas.
  • La fiesta

    Los 'picós' se vieron en varios de los lugares de este nuevo mapa. Un encuentro de música, baile y alegría que no falta en los recuerdos de los jóvenes.
  • La libertad

    "'Libertad' en inglés, el deseo de todos los jóvenes y adolescentes que actualmente se encuentran privados de la libertad, siendo esta su meta y objetivo más marcado", según cuentan las pedagogas de 'La Pola'.
  • El atardecer en Chocó
  • El volcán de arboletes
  • Las comunas de Medellín
  • El universo
  • El Picacho
  • El centro de Medellín
  • El deporte
  • La fiesta
  • La libertad

 

Este proyecto se pudo materializar gracias al aporte en gestión social del conocimiento de Divergente Fundación, quienes compartieron su ‘know how’ en este tipo de intervenciones, articularon, comunicaron y cuidaron cada detalle de cada fase; a la disposición y apertura de todos las directivas y terapeutas ocupaciones del Centro de Atención al Joven Carlos Lleras Restrepo; la experiencia y sensibilidad de los artistas Fernando Montoya y Daniela Arbeláez que lideraron el proceso de ideación y pintura con los jóvenes; a la generosidad y talento de Todo en Artes que realizó la donación de kits de artes y pusieron a disposición el conocimiento y experiencia de sus pedagogos y artistas quienes acompañaron cada fase del proyecto; y por supuesto al sello de innovación y trayectoria de Ruta N, con el liderazgo de Adriana Pérez y Rocío Arango, líderes de Innovación y Emprendimiento Social de la Corporación.

 

Escrito por:

María Camila Bernal

Ingrese a Ruta N