La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

Innovación se escribe con i de inclusión

7 de Diciembre de 2021 en Innovación Social, Tendencias

Innovación se escribe con i de inclusión

Gisell Mazo aprendió joven que no tiene sentido aferrarse a una sola alternativa, ni académica ni institucional, para avanzar. Tenía muy claro que quería estudiar idiomas pero, luego de varios intentos fallidos por entrar a una de las universidades públicas de la ciudad y la natural frustración, tomó la decisión de explorar otras opciones.

Y la que encontró, a pesar de ser muy diferente a lo que ella se había planteado justo al terminar el colegio, se convirtió en una nueva pasión en donde ha podido dar libertad a su creatividad: descubrió el mundo de la tecnología, y su habilidad para este.

Empezó estudiando Tecnología de Producción Multimedia en el SENA, una oferta gratuita y de calidad. Cuando terminó este ciclo formativo, su padre se enteró de un programa creado especialmente para personas con discapacidad, que además del componente teórico, contaba con la posibilidad de vinculación laboral. 

Así fue como Gisell se conectó con la beca ‘Ser Más Capaces’ de la Academia Geek, uno de los proyectos en los que Ruta N se ha aliado con Makaia para seguir con el trabajo de garantizar los derechos de las personas con discapacidad en los ámbitos académico y laboral.

Ahora, a sus 23 años, es desarrolladora front end para Qiip, un proyecto de SURA, y tiene un mensaje claro para las personas con discapacidad y para la ciudad en temas de inclusión: 

A las primeras, les invita a abrir sus posibilidades y a buscar constantemente las oportunidades existentes enfocadas en su comunidad, pues es la única manera de continuar haciendo énfasis en la importancia de ver, continuar adaptando y creando nuevas formas de acercar y democratizar el acceso a las oportunidades en la ciudad y el país.

A la ciudadanía, la invita a pensar en las diversas formas que existen para recorrer la ciudad, y en la importancia de continuar trabajando por espacios, productos y servicios más accesibles. Pues, si bien sale poco, cada vez que lo hace se encuentra con múltiples barreras no sólo arquitectónicas sino también del uso inadecuado que las personas sin discapacidad hacen de los espacios reservados para quienes sí las tienen, lo que dificulta y hace más lento e incómodo cualquier proceso o trámite que para las personas sin discapacidad se hace de manera natural.


El talento: nuestra principal herramienta para generar valor

Ricardo Arango es matemático puro, y desde joven ha tenido claro que la educación y el talento son la forma de aportar al crecimiento personal y social. Por eso se desempeña como Machine Learning Engineer para Rappi y además estudia una maestría en Ingeniería de Software. 

Lleva más de tres años trabajando en esta organización de forma remota, y está casi seguro de que nadie, o muy pocas personas, se han enterado de su situación de discapacidad física. No porque sea un tema tabú o porque sienta la necesidad de ocultarla, sino porque es evidente que en la actualidad el talento es nuestra principal herramienta de trabajo y de generación de valor, no sólo de forma individual sino colectiva y social, y que la movilidad no es un requisito fundamental para todos los cargos laborales.

Para él también es claro que pensar en una ciudad más accesible significa, además de crear espacios con infraestructuras que faciliten la movilidad, hacer un cambio en la mentalidad de las personas sin discapacidad para que vean que hay múltiples formas de ser y estar en el mundo, y que lo fundamental para que todas las personas podamos vivir y convivir es la comprensión de las necesidades o requerimientos especiales que cada persona pueda tener para llevar a cabo una labor, oficio o profesión.

Su hermana, Rocío Arango, líder de emprendimiento e innovación social de Ruta N, es una mujer que desde temprana edad se ha enfocado en conectar a las personas en situación de vulnerabilidad con las oportunidades que la tecnología pone al alcance de quien se abra a aprender de ella e implementarla. 

Para Rocío es vital enseñar a las personas que existen oportunidades dispuestas para minimizar los riesgos de ser excluidos socialmente debido a la brecha que se va creando con el avance vertiginoso de la tecnología y las numerosas situaciones que ponen a las personas y comunidades de la ciudad en situación de vulnerabilidad.

La discapacidad física es una de las temáticas que ella abandera, y con los programas que desde el área de Emprendimiento e Innovación Social de Ruta N se han venido desarrollando, se pretende afianzar la importancia de concebir a las personas con discapacidad como parte de la ciudadanía que aporta al desarrollo social y económico de la ciudad y del país.


El trabajo por la inclusión debe ser de todos los días

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que existen más de mil millones de personas con discapacidad en todo el mundo, lo que corresponde al 15% de la población, y que probablemente todas las personas experimenten alguna forma de discapacidad en su vida. 

En Colombia, según los resultados del censo del 2018 hecho por el DANE, el 7,1% de la población vive con “dificultades en el funcionamiento humano”. De estas 3 '065.361 personas, el 71,5% vive en estratos 1 y 2 y solo el 26% realizan actividades que les generen algún tipo de ingreso.

Es más que necesario que sigamos aprendiendo nuevas y mejores formas de comunicarnos y referirnos a las personas con discapacidad según su situación, de modo que primen la empatía, el respeto, y la generación de ambientes que propicien relaciones sanas, de cuidado y que permitan el crecimiento en todas las direcciones.

Por esto, compartimos el manual de comunicación con comunidades, en el que se encuentran consignadas algunas prácticas generales recomendadas para aplicar en ambientes profesionales o no. Con estas sencillas pautas es posible tener un acercamiento simple para asegurarnos momentos respetuosos de interacción y comunicación.

Escrito por:

Cindy Campillo, Divergente Fundación

Ingrese a Ruta N