La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

Hackers, código y Redbull: 36 horas para hacer una aplicación

16 de Agosto de 2018 en Negocios, Tendencias

Hackers, código y Redbull: 36 horas para hacer una aplicación

Cualquiera diría que en menos de dos días es imposible desarrollar una aplicación funcional, innovadora y con potencial de monetización. Cualquiera, menos los 50 desarrolladores que participaron en la más reciente Hackaton realizada por AngelHack, un emprendimiento latinoamericano que tiene como objetivo reducir la brecha entre la innovación de Silicon Valley y los emprendedores de diferentes lugares del mundo y que, a la fecha, ha ayudado en la aceleración de 175 startups.

Aunque para Simón Aguilera, gerente regional del AngelHack en Latinoamérica, el desarrollo de aplicaciones, la generación de conexiones y la premiación al talento de programadores en todo el mundo es muy importante, lo más satisfactorio que le ha dejado la Hackatón en todas sus versiones es "el efecto que tiene en cambiar la vida de los participantes".

Este evento, que se ha celebrado en 106 países en todo el mundo, se hizo por primera vez en Medellín los pasados 11 y 12 de agosto, y reunió a más de 50 programadores y entusiastas de la tecnología que, además de talentosos, eran muy variados: desde estudiantes de colegio hasta algunos PhD, todos pasaron 36 horas ideando, diseñando, programando y presentando una aplicación en esta “maratón de hackers”.

En esta ocasión, todos los participantes se llevaron una Raspberry Pi -un computador móvil que se usa para aprender a programar- y dos grupos se llevaron un premio a casa.

Maia, una startup recién creada por tres profesores universitarios que propuso una aplicación para detectar fraude a trajetas de crédito, ganó el Hackcelerator y tendrá la oportunidad de participar con los mejores de Latinoamérica para recibir talleres e inversión en Silicon Valley. Ellos, según los jurados, fueron quienes usaron “la mayor cantidad de tecnología avanzada” para resolver el reto.

Y Blooders, un grupo que se conformó el primer día de la Hackaton, ganó el premio Code for a Cause, entregado por IBM, con una aplicación que facilita la donación de sangre en zonas de conflicto armado o propensas a desastres naturales.

 

Escrito por:

María Camila Bernal

Ingrese a Ruta N