La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

Corporate Venturing: qué es y por qué debería interesarte

26 de Noviembre de 2019 en Negocios

Corporate Venturing: qué es y por qué debería interesarte

Las grandes empresas, que llevan décadas operando y tienen una presencia importante en el mercado, generalmente son lo suficientemente robustas para mantener un crecimiento acorde a su sector. La gran mayoría, incluso, cuenta con un departamento de Investigación y Desarrollo (I+D) que le permite, de cuando en cuando, generar innovaciones en su modelo de negocio o en sus productos o servicios.

Pero, ¿qué pasa cuando esas grandes empresas alcanzan las fronteras del conocimiento al interior de su estructura? hoy los negocios se mueven a velocidades vertiginosas: nuevas tecnologías y consumidores cada vez más conscientes y precisos con sus necesidades hacen que muchas veces esas áreas de I+D se queden cortas en cuanto al nivel de disrupción que se requiere para seguir siendo un jugador relevante y sostenible en el tiempo.

Por otro lado, tenemos las startups, con unas capacidades y unas necesidades que son, en algunos casos, complementarias con las capacidades y necesidades de las grandes empresas.

Mientras las grandes empresas tienen el músculo financiero para invertir en innovación, su propia estructura hace que sean lentas en los procesos y mucho más adversas al riesgo. Las startups, por su parte, tienen el conocimiento y las metodologías para hacer desarrollos ágiles y disruptivos, pero no tienen los recursos necesarios para ejecutar sus planes y modelo de negocio.

Es aquí donde entra el Corporate Venturing.

¿Qué es Corporate Venturing?

La palabra venture hace referencia al riesgo, entonces cuando hablamos de venture capital, estamos hablando, literalmente, de capital de riesgo. David Osorio, gerente y socio fundador de FLINK, explica que Corporate Venturing es un término sombrilla que agrupa a todas las distintas estrategias o herramientas con que las grandes empresas -o corporativos- se relacionan con las startups y el ecosistema de emprendimiento local y regional. David es uno de los expertos que, cada viernes y durante tres meses, se reunirá con representantes de 13 grandes empresas de la ciudad para guiarlos en la creación y expansión de su estrategia de Corporate Venturing.

En su definición tradicional, el emprendimiento corporativo o Corporate Venturing típicamente involucra un mecanismo de financiación, incluyendo (pero sin limitarse a) un fondo de capital, una aceleradora, inversión directa o emprendimientos como servicio, entre otros.

Y entonces, ¿cómo funciona?

Cualquier modelo de Corporate Venturing no es una estrategia en sí, sino una herramienta dentro de la estrategia corporativa, o lo que hoy se conoce como la mega de cada compañía. “Todas tienen algo que las está motivando a crecer, a diversificar y a asumir riesgos calculados. Hay formas de hacerlo, de cerrar brechas entre las fronteras de innovación, y son esos modelos de asociación con startups o emprendimientos”, señala Felipe Zarate, otro de los expertos que estará compartiendo su experiencia como gerente del fondo de capital de riesgo de EPM.

Desde la estructuración de retos puntuales y alianzas con startups hasta la creación de aceleradoras corporativas o fondos de capital como el que gestiona Felipe, esos modelos son variados, tienen diferentes niveles de involucramiento con las empresas y responden a las necesidades y recursos disponibles de cada compañía. El fondo, por ejemplo, es un compromiso mucho más cercano que acuerdos de colaboración específicos: al hacer una inversión de capital en una startup, la gran empresa se convierte en accionista de la misma y, por lo tanto, entra a tener un papel importante en su desarrollo estratégico y operativo.

“Cuando el corporativo se vuelve socio, las startups van a recibir todo lo que viene acompañado del capital, que puede, incluso, terminar siendo más relevante: gobierno corporativo, redes de contacto, canales de distribución, sentarse con el director comercial que puede tener una perspectiva que le puede aportar... es realmente lo que llamamos capital inteligente en toda su esencia”, agrega David.

 

 

 

Escrito por:

Camila Aristizábal

Ingrese a Ruta N