La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

  • Inicio
  • Tendencias
  • ¿Cómo es innovar en educación? Así lo estamos haciendo en Ruta N

¿Cómo es innovar en educación? Así lo estamos haciendo en Ruta N

5 de Noviembre de 2021 en Educación, Ciudad, Noticias, Tendencias

¿Cómo es innovar en educación? Así lo estamos haciendo en Ruta N

¿Cómo se hace para innovar en educación? ¿Es introducir el uso de tecnologías en las aulas? ¿Es dar clases virtuales? ¿Es cambiando pénsum, contratando nuevos profesores?

Sabemos que no. Sabemos que innovar en educación va mucho más allá de las herramientas que se usen, de la plata que se invierta y, claramente, de las intenciones que se tengan para hacerlo.

“Innovar implica una transformación radical del modelo educativo”, dice Berenice Pacheco-Salazar en su artículo 'Siete claves para la innovación educativa', en El País. Innovar en educación implica cuestionarse y desaprender los modelos tradicionales, transformar la relación estudiante - profesor, alentar la diversidad, respetar los diferentes ritmos de aprendizaje, probar modelos nuevos, iterar, volver a iterar. En esencia, crear, compartir, vivir el conocimiento en el día a día.

El educativo es uno de los sistemas que menos ha cambiado en la historia. Se puede decir que el sistema de enseñanza que se creó y se fundamentó en las primeras revoluciones industriales, hoy se mantiene en muchas instituciones de casi todo el mundo.

“Así que llevamos dos revoluciones industriales de atraso y lo que requerimos es poder dar unos saltos exponenciales, disruptivos, que permitan transformar no solamente la manera en que educamos sino la manera en que aprendemos”, reflexiona Alejandro Roldán, profesional de Ruta N.

Y por eso es importante hablar de innovación educativa. Pero no solo hablar de ella, sino comprometerse con ella.

¿Y cómo se hace eso?

En innovación educativa se habla de metodologías, tecnologías, de formación de maestros y maestras como agentes replicadores y de nuevas perspectivas con las que la relación de docentes con estudiantes, y la de estxs con la educación, cambia por completo.

Se habla, también de la idea de “maestros hacker”, profes que son inteligentes y que tienen gran curiosidad y conocimiento de las tecnologías, pero que además, como explica Alejandro Roldán “tiene lo que se llama una desobediencia tecnológica. Usa cosas, como el hacker, de otra manera. Puede abrir los dispositivos, entenderlos desde adentro, y entender que detrás de cada objeto hay unos conceptos, unas ideologías, unas propuestas incluso políticas y económicas”.

Esa información que debe tener un o una profesora ‘hacker’ al enseñar sobre tecnología o con tecnología es la que debe primar: saber que no se trata de usar un computador, de saber pilotar un dron o de hacer clases con internet, sino de entender los usos, las oportunidades, los retos e incluso los debates éticos que existen alrededor de ello, y compartirlos con lxs estudiantes.

Y por esto estamos apostándole a iniciativas como Espacios Formativos

Junto al Centro de Ciencia y Tecnología de Antioquia -CTA- y la Secretaría de Educación diseñamos un programa en el que, durante cuatro semanas, docentes del Valle de Aburrá se formaran en tecnologías de la Cuarta Revolución como impresión creativa, robótica educativa, internet de las cosas y programación de drones, y que además se empelicularan pensando en proyectos interdisciplinarios para su escuela, que se puedan resolver con estas.

“Lo que buscamos con esto es tener la posibilidad de empezara apasionar a los estudiantes por estos temas de la Cuarta Revolución Industrial y no, como muchas veces nos pasa, esperar hasta esa última milla, esos últimos años de formación de pregrado para que los estudiantes empiecen a ver estas temáticas y empiecen a apropiarlas para luego tener una inserción laboral exitosa”, explica Iván Castaño, director ejecutivo de Ruta N.

Las cifras de apropiación tecnológica en Colombia no son muy concluyentes, pero indican un buen camino de la intención de maestros, maestras e Instituciones Educativas de apropiar las TIC en su proceso de enseñanza.

De 2.472 docentes encuestados en 2016 en todo el país por el Observatorio Colombiano de Innovación Educativa con uso de TIC, el 56,67% utilizan con sus estudiantes recursos educativos digitales con TIC creados por ellos mismos; el 92,48% usan recursos educativos digitales para procesos de enseñanza y aprendizaje y el 85,44% incentiva en sus estudiantes una postura crítica sobre la información disponible en fuentes de contenido digital.

Y en Espacios Formativos, estas son las cifras recogidas en lo que va del programa:

 

Y, aunque sabemos que las herramientas tecnológicas no son lo más importante para innovar en educación, también sabemos que es importante que más y más Instituciones Educativas tengan acceso a estas. Por eso, como parte del proceso de Espacios Formativos, se dotó al Vivero del Software de 40 kits robótica educativa, drones y sensores de IoT que fortalecerán este y otros procesos de formación para docentes.

“Estas transformaciones son las que queremos que sucedan, son hoy 500 maestros que ya hacen parte de esta red de Ser+STEAM (...) queremos que haya más ciencia, más tecnología, más ingeniería, más matemáticas, pero que también haya más personas, más seres transformando la educación, apropiándose de estos espacios como el Vivero del Software”, expresó Martha Alexandra Agudelo, secretaria de Educación de Medellín.

Seres como Yarleyda Borja, docente de la Institución Educativa Bello Oriente, que expresó que, como parte del ejercicio de su vocación, cada día se reta a "pensar en cómo mejoramos nuestras prácticas, nuestras competencias para que esa transmisión de conocimiento, ese orientar de los chicos, sean cada vez mejor. [Estas tecnologías] son elementos que a ellos les gustan, en ocasiones uno cree que va con algo descrestador para ellos y resulta que ellos estaban un poquito más adelante".


Porque, como concluye Alejandro Roldán, “estos maestros hacker deberían ser parte de la manera en que entendemos y soportamos el Valle del Software para Medellín”.

Si eres docente o conoces alguno o alguna que quiera hacer parte de este programa, ¡todavía es posible! Aún quedan 130 cupos para participar de esta formación gratuita, puedes inscribirte siguiendo este enlace.

Escrito por:

María Camila Bernal

Ingrese a Ruta N