• Inicio
  • Tendencias
  • Amigos por correspondencia: la apuesta de la I.E La Esperanza para formar ciudadanos globales

Amigos por correspondencia: la apuesta de la I.E La Esperanza para formar ciudadanos globales

23 de Agosto de 2018 en Educación, Tendencias

Amigos por correspondencia: la apuesta de la I.E La Esperanza para formar ciudadanos globales

Al vivir dentro de un valle, rodeados por montañas que limitan el horizonte, es fácil pensar que nuestra realidad es una realidad compartida y similar a la de otros que viven más allá de estos territorios, pero por su paso por el Laboratorio de Innovación en Educación de Ruta N, los maestros Ildefonso Ariza, Luz Manedy Parada y Victor Montoya, de la Institución Educativa La Esperanza, ubicada en el barrio Castilla en la Comuna seis de la ciudad, decidieron mostrarle a sus estudiantes que, aunque diferentes en muchos aspectos, sus vidas eran similares a otros chicos de su edad en Marruecos y Suiza. 

Durante varios meses, los estudiantes pudieron intercambiar una serie de cartas en las que compartían sus experiencias y gustos siendo jóvenes de la misma edad y diferentes culturas, con el objetivo de transformar su contexto local desde el ser y permitiéndoles concebirse como ciudadanos del mundo.  

Así nació el proyecto “A Glocal Citizen” con el que la institución logró motivar a estudiantes del grado noveno a utilizar lo que por siglos fue el principal medio de comunicación y casi que la única fuente de información que venía de lugares lejanos y desconocidos, y que hoy es un medio casi obsoleto, utilizado por unos pocos que se resisten a los nuevos medios de comunicación. 

El proyecto, más allá de sacar de la rutina a los estudiantes, fue un ejercicio por demostrar que ninguna materia tiene como fin sacar buenas notas sino tener conocimientos aplicables a la vida real. Glocal Citizen reunió habilidades de tres áreas: filosofía, inglés y tecnología y logró impactar a estudiantes del grado noveno, dentro de los que se encontraban estudiantes en condición de extraedad, repitentes y otras características que los hacía un público difícil de motivar.  

En esta primera etapa, los profesores lograron que los estudiantes se entendieran como parte de algo más grande, de un mundo global que requiere nuestros talentos y habilidades para hacerse mejor. Esto y la oportunidad de conocer otras culturas y vivir la experiencia cada vez más escasa, de tener amigos epistolares. 

Después de esta primera prueba, el proyecto volverá al Laboratorio de Innovación de Ruta N, como parte del programa de fortalecimiento en el que pretenden trascender este ejercicio escrito a uno audiovisual e inspirar a estudiantes de otros grados a ser Glocal Citizens. 

 

Escrito por:

Valentina González

Ingrese a Ruta N