La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

A veces bata y a veces corbata

27 de Junio de 2019 en Investigación, Casos de éxito

A veces bata y a veces corbata

 

Lo más valioso de su experiencia como becario del programa Leaders in Innovation Fellowship (LIF) fue darse cuenta de que emprender no necesariamente significaba colgar la bata de investigador por y para siempre. Como ingeniero, Juan David López ya estaba acostumbrado a tratar de encontrarle una solución a cada problema, y no fue sino aplicar esa mentalidad a una lógica comercial para empezar a preparar su producto de investigación para su llegada al mercado.

 


Olver Hernández es doctor en meteorología y socio fundador de una empresa dedicada a energías renovables. Su aplicación, que previene apagones, pasó de ser un producto de investigación a un producto comercializable, con una estrategia comercial y empresarial clara.

Junto con otros investigadores de Colombia y 16 países del mundo, Juan David y Olver viajaron a Londres para formarse en temas de innovación con mentores de la Real Academia de Ingeniería del Reino Unido, y dar el salto del laboratorio al mercado, en el que, además de tener un excelente producto, hay que pensar también en modelos de negocio, estrategias de mercadeo y pricing, y relacionamiento con clientes, entre otros.

Esto fue lo que nos contaron él y otros investigadores paisas que hicieron parte de LIF y que recientemente se reunieron con sus compañeros becarios y mentores en un evento que también contó con la participación de la directora del programa, Mahmoda Ali.

Juan David López

Juan David López

“Yo siempre he trabajado como investigador en un laboratorio, y esta experiencia me cambió la vida en el sentido de hacerme creer que lo que hago puede llegar al mercado y que, al mismo tiempo, puedo seguir investigando”. Este ingeniero químico y biológico es miembro del grupo de investigación de biotecnología industrial de la Universidad de Nacional, en el que desarrolló un insecticida biológicamente amigable con el medio ambiente al que le otorgaron patente este año.
Ernesto Pérez

Ernesto Pérez

“El trabajo con los mentores de LIF nos ha servido para diseñar un modelo de negocio, generar estrategias para llegarle a los clientes potenciales, identificar en qué nivel tecnológico se encuentra el producto y irlo mejorando a través de conversaciones constantes con los clientes”, cuenta este investigador que por más de 20 años ha trabajado en desarrollos relacionados con la energía eléctrica. El proyecto con el que participó en este programa se trata de una tecnología que detecta tempranamente el deterioro de unos dispositivos usados en los sistemas de distribución eléctrica. Con su solución Ernesto previene apagones.
Olver Hernández

Olver Hernández

"Con LIF pasamos de tener un producto a tener un producto en el mercado y venderlo. Un modelo de negocio, saber quiénes son nuestros clientes, cómo valorar lo que estamos vendiendo, hacer marketing...". Este doctor en meteorología es ahora socio fundador de Emergente Energías Renovables, y su aplicación permite encontrar la mejor ubicación para instalar pequeñas centrales de generación de energía, minimizando los impactos socioambientales que tienen las centrales de mayor escala.
 

 

Escrito por:

Camila Aristizábal

Ingrese a Ruta N