La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

Sin fronteras

30 de Agosto de 2021 en Opinión

Sin fronteras

Por Iván Castaño, director ejecutivo de Ruta N

Construir un futuro para Medellín que se base en la ciencia, la tecnología y la innovación, pasa por transformar el tejido productivo de nuestra ciudad, buscando que emprendimientos y empresas potencien sus capacidades, escalen sus negocios y lleguen al mercado mundial con productos y servicios de alto valor agregado.

Según el Dane, los destinos de nuestros productos y servicios no han variado mucho desde hace 10 años, es decir que Estados Unidos y los vecinos cercanos, siguen siendo los principales centros de recepción de exportaciones antioqueñas, que representan el 19% del total nacional, con un valor cercano a los 3.200 millones de dólares.

Es decir, la región sigue siendo “potencia” nacional en exportación, pero al mismo tiempo tiene serias dificultades en encontrar nuevos frentes. Algunas entidades expertas en la materia han señalado que la falta de continuidad en las exportaciones, de conocimientos en mercadeo, las limitaciones lógicas y de talento local especializado en la materia, siguen siendo los cuellos de botella que encuentran las empresas locales para llegar a mercados transfronterizos.

Así entonces, el trabajo por lograr un cambio y que esta década que comienza sea de apertura de mercados que agreguen valor implica actuar desde todas las entidades y personas que tengan la posibilidad. Ruta N por ejemplo, en alianza con la Alcaldía de Medellín, comenzó un trabajo en el que capacitamos y acompañamos organizaciones que quieran llegar a nuevos públicos fuera de nuestras fronteras.

Canales de comercialización, contexto de los mercados a los que se pretende llegar, innovación, mentorías e inspiración, son acciones que, sin importar lo grandes o pequeñas de nuestras organizaciones, debemos movilizar desde el ecosistema para ampliar la base exportadora. Y, por encima de todo ello, generar un convencimiento en nuestros emprendedores y empresarios de que son capaces, que sus productos y servicios son competitivos en el mercado mundial.

Este texto fue publicado originalmente en la edición del 30 de agosto del diario ADN

Escrito por:

Iván Castaño

Ingrese a Ruta N