La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

"La innovación me montó en helicóptero"

31 de Enero de 2014

 

Era el segundo vuelo del día para Fly Colombia City Tours. Hubo un retraso porque el clima no era idóneo para volar helicóptero. En este contexto, ‘idóneo’ quiere decir que se podía volar, claro, pero no se tendría una buena vista por la niebla y habría mucha turbulencia. Antes de salir, en los hangares del aeropuerto de la ciudad, el recorrido estaba tan controlado por los operarios que el despegue, el tiempo de vuelo y el aterrizaje, parecían en tiempo pasado. Sentía como si ya hubiera estado arriba y me estuvieran contando cómo fue.

Aquella frase que tienen varios periodistas de “periodismo es pasión” (por la falta de dinero) se materializó en media tonelada de acero de color rojo y negro a 5.500 metros de altura. Lo único que tuve que hacer para subirme al vehículo fue ser periodista y luego pensé que de haber escogido otra carrera no estaría con una cámara en la mano a punto de registrar un viaje tan particular. En este contexto, ‘particular’ quiere decir que no todos los días es #martesdehelicóptero.

 

 

El rotor impulsaba la pala y el sonido del motor aumentaba mientras la emoción de estar ahí no estaba menguando sino todo lo contrario. Los latidos del corazón se revolucionaron con el temblor del asiento y el ruido del despegue ya no me dejaba escuchar los pensamientos que tenía en el arranque. La mente se trasladó a todas aquellas veces que veía pasar un helicóptero y pensaba cómo sería estar ahí. De niño y de joven lo seguía con la vista para tratar de  encontrarme con medio cuerpo afuera mirando el panorama.

El piloto es Juan Carlos Álvarez quien indicará -por radio- los lugares que vamos sobrevolando. Álvarez pertenece a la empresa de Fly Colombia  City Tour, uno de los proyectos ganadores del concurso de "Reporteros de la innovación". Junto a él, en la cabina delantera, está Luis Felipe Hoyos, el vicealcalde de Ciencia, Tecnología e Innovación de Medellín, encargado de acompañar a los ganadores. A mi lado viaja Johnatan Castelblanco, desarrollador de Booki Case, Diego Velázquez de Fly Tour Colombia y Julio Andrés Arboleda Parra que maneja su proyecto enfocado en los niños:  Arbolito.

Todos tres son reconocidos como proyectos innovadores en la ciudad. Este último personaje (Julio Andrés) me llamó la atención por las expresiones de júbilo que lo invadían en cada momento del tour. Yo estaba muy feliz, esto era algo que siempre había querido hacer, una de las 29 frases de mi lista de cosas preferidas de 2013, sin embargo, creo que yo no era la persona más feliz en el vehículo.  

 

Julio Andrés Arboleda Parra - Arbolito Comunicaciones

Antes de despegar mostrando una mirada nerviosa y al aterrizar tratando de evocar una valoración del viaje pero sin palabras, Julio Arboleda hacía parte del viaje porque su idea de una plataforma web para que los niños pudieran crear y narrar sus propios contenidos, fue una de las más votadas en el concurso de "Reporteros de la innovación" de Medellinnovation.

De igual manera una empresa de vuelos en helicóptero resultó como una de las ganadoras por su propuesta de turismo nueva en la ciudad y al mismo tiempo fue la elegida para materializar el premio. Diego Velázquez, por ser parte de Fly Colombia City Tours, ya había montado antes en helicóptero y era el único de los nueve ganadores que lo había hecho.

El helicóptero se levantó y empezó el viaje. Yo agarré la cámara con fuerza mientras nos adentramos en la ciudad por encima de algunos techos de madera y las tejas de zinc de la comuna 15 (Guayabal). En este momento, yo no sabía nada sobre el proceso de autorrotación que tienen los helicópteros en casos de emergencia o cuántos motores tenía en caso de que uno fallara. Al igual que antes de despegar en un avión, estaba resignado a morir. La diferencia era que morir en un helicóptero no me atemorizaba tanto porque no había tenido suficiente tiempo para pensar en ello.

 

Tomé una cantidad alarmante de fotos del edificio de Ruta N y varios videos intentando atrapar al Metro en movimiento. Logré captar los monumentos de La Alpujarra que desde arriba no se ven tan titánicos. Esta observación desde el aire no permite apreciar los detalles sino que cambia la perspectiva. Una descripción más personal, diría que es el punto medio entre estar mirando por la ventana de un avión y estar sentado en un parapente.

El objetivo de mi viaje era registrar en video los sitios que distinguen a Medellín como una ciudad innovadora y al mismo tiempo consignar la experiencia de sobrevolar la capital antioqueña. Para mis compañeros de viaje esto era un regalo. Lo único que tenían que hacer era mirar por la ventana y sonreír. Yo sentí un poco de envidia y grabé la mitad del tiempo mientras la otra mitad miraba por encima de la cámara para grabar el momento con la memoria.

La ruta de vuelo a seguir era:

 

Metro.

Ruta N - Distrito Medellinnovation.

Parques UVA.

Río Medellín.

Jardín Infantil Buen Comienzo Versalles (Comuna 3 Manrique).

Jardín Infantil Buen Comienzo Moscú (Comuna 1 Popular).

Cinturón verde.

Alrededores Atanasio Girardot.

Escaleras eléctricas.

Metroplus Manrique.

Metrocable.

Espacio donde se realizaría el Tranvía: Buenos Aires.

Santo Domingo Savio: Visualizar dónde quedará el monorriel.

Velódromo.

Jardín Infantil Buen Comienzo La Colina (Comuna 15 Guayabal).

 

Las ventanas están abiertas y sacamos los lentes todo lo posible para que no aparezcan las partes del vehículo dentro de la foto. El verde de los árboles nos saludó durante todo el paseo. Desde arriba, el Jardín Botánico y el Parque Norte brillan como pulmones ecológicos de la ciudad y el rastro de la naturaleza se mete entre los barrios y conectan la capital antioqueña. El estadio Atanasio Girardot tiene una práctica de fútbol con niños y están en calentamiento. Las piscinas de la unidad deportiva destellan en todos los tamaños por su azul piscina.

Yo creo que el tipo de Arbolito se pudo tirar en cualquier momento por la ventana para ser uno mismo con la panorámica de la ciudad. Su expresión de felicidad me hizo disfrutar más el viaje. Vamos hasta Santo Domingo Savio para ver el Parque Biblioteca España y hasta el otro lado de la ciudad hasta las escaleras eléctricas de la Comuna 13 (San Javier) . El edificio Coltejer posa firme, acostumbrado a las fotografías y los vídeos, y es difícil no sacar una buena toma -en video- de ese cuadro que ha identificado a Medellín durante tantos años.

La niebla de la mañana se está despejando y la luz del mediodía se empieza a reflejar en los logos mojados de lluvia de Ruta N, la Alcaldía y Medellinnovation pegados al costado de la máquina. La vista que se tiene desde aquí es abrumadora. El panorama está cubierto de ciudad y es tan grande como el firmamento. Se divisa una polimerización de color ladrillo y verde, con montañas dentro y alrededor de la metrópolis, que desde tan arriba se ve estática.  En este contexto, ‘metrópolis’ quiere decir: esta ciudad entre las montañas que sigue creciendo.






Escrito por:

Ingrese a Ruta N