La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

Apuntamos a 20.000 nuevos empleos y creemos que es posible

29 de Mayo de 2020 en Ruta N, Ciudad

Apuntamos a 20.000 nuevos empleos y creemos que es posible

Todos sabemos que la actual coyuntura del COVID-19 no puede parar los planes que tenemos para Medellín a futuro. Este es un momento para pensar en cómo, todos juntos y apuntando hacia un mismo fin, podemos superar los obstáculos que han llegado en los últimos meses.

A eso apunta el Plan de Desarrollo Medellín Futuro 2020, en el que Ruta N tiene varias metas trazadas para aportar, desde la ciencia, la tecnología y la innovación, al mejoramiento de la calidad de todos los habitantes de la ciudad.

“Ruta N tiene un propósito superior con todos los habitantes de Medellín: contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas que vivimos aquí. Este esfuerzo es mayor y de largo aliento, no es una meta que se pueda cumplir de la noche a la mañana pero que sí es posible, como lo muestra la transformación que hace 10 años apenas soñábamos. El Plan de Desarrollo Medellín Futuro 2020-2023 es parte de esta apuesta por hacer que nuestra economía esté basada en el conocimiento, en que el Valle del Software sea el motor de crecimiento aún en tiempos de COVID-19", indicó Juan Andrés Vásquez, director ejecutivo de Ruta N.

Pasar de $618.872 a $906.872 el capital inteligente per cápita conectado en la ciudad, generar 20.000 empleos a través de la atracción de organizaciones y desarrollo de capacidades del tejido empresarial, así como llegar al 3,2% del PIB en inversión en actividades de ciencia, tecnología e innovación, son solo un abrebocas de lo que se quiere lograr en estos cuatro años de vigencia del Plan de Desarrollo.

Los esfuerzos estarán enmarcados en la Línea 1 del Plan de Desarrollo: Reactivación económica y Valle del Software. En el componente de Talento Humano y Empleo, tendremos la meta de generar al año 2023, 20.000 nuevos empleos enfocados en CT+I, que por regla general cuentan con mejores condiciones y salario que los tradicionales.

Desde este componente, se proponen dos metas muy importantes: por un lado aumentar en 0,9% la inversión en actividades de ciencia, tecnología e innovación, para lograr que el 3,2% del PIB de Medellín sea atado a este tipo de actividades al terminar el cuatrienio. Y por el otro, que el 1,6% del PIB corresponda a inversiones en investigación y desarrollo (I+D) para 2023, lo que pondrá a Medellín al nivel de países como Canadá, Italia o Hungría, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico-OCDE.

Vale remarcar que cuando se habla de capital inteligente se hace referencia no solo a recursos o capital, sino que también se incluye el conocimiento especializado, apoyo en manejo financiero, de gestión y relacionamiento que aumente las probabilidades de que los negocios innovadores tengan mayor éxito en el mercado.

Allí Ruta N tiene un trabajo enorme, que data de 2014, cuando comenzamos a medir uno de los pilares fundamentales del ecosistema: el capital inteligente. Esta medición ha venido al alza y para este cuatrienio, enmarcado en el Componente Productividad, Competitividad e Internacionalización, nos hemos puesto la meta de $906.872 per cápita en capital inteligente conectado para 2023. 

En la misma Línea y Componente, nos hemos puesto la meta de que, a pesar de las dificultades económicas que vienen por efecto de COVID -19, se mantenga, e incluso crezca la llamada Facturación por Innovación, que permite a las empresas grandes, pequeñas y medianas generar productos y servicios innovadores que les representen valor, que aumenten los ingresos y con eso contribuyamos al crecimiento económico.

La meta es que para 2023 el 33% de las empresas del Valle de Aburrá -porque somos una ciudad región- logre aumentar sus ventas por efecto de la innovación. Se trata de llevar esta gran herramienta al desarrollo de un sector privado innovador.

Otro de los retos es tener un nuevo Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación, ya que el plan actual que fue acogido en 2012 mediante el acuerdo municipal 024, tiene vigencia al 2021. Por ello la necesidad de construir un nuevo Plan de CT+I con nuevas metas a 2030. Es un esfuerzo articulado desde la academia, los sectores privado y público y la ciudadanía para que la economía del conocimiento sea el motor de desarrollo potente que Medellín se trazó desde tiempo atrás y que hoy, con los nuevos retos como sociedad, nos dará solución a las misiones que nos pongamos basadas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Con el propósito de afrontar la contingencia del COVID-19 se avanza en el desarrollo de nuevas soluciones para atender grandes retos como el de producir y distribuir ventiladores mecánicos de bajo costo para apoyar la red hospitalaria y salvar vidas; masificar pruebas diagnósticas que aporten datos para la reactivación económica; generar herramientas tecnológicas para la toma de decisiones en salud y fortalecer las capacidades de la red hospitalaria a través del desarrollo de elementos que protejan al personal en salud.

Te puede interesar: conoce acerca de Innova por la vida, la iniciativa del ecosistema CTi de Medellín para hacerle frente al COVID-19

Transformar la cara de Medellín, de sus empresas, de sus pymes, de su ciudadanía, generar empleo y mayor riqueza, son las metas que Ruta N de la mano de la Alcaldía de Medellín y todo el ecosistema CT+I se ha propuesto en esta decisiva e histórica ruta que marca el Plan de Desarrollo Medellín Futuro 2020-2023 con su estrategia de Reactivación Económica y Valle del Software.

Escrito por:

Diego Pérez

Ingrese a Ruta N