La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

El momento de las Hackathon

20 de Septiembre de 2019 en Ciudad, Tendencias

El momento de las Hackathon

Pasar entre 30 y 48 horas programando y desarrollando un prototipo. Teniendo pequeños lapsos para dormir y viendo cómo la mesa del frente va más adelante con el proyecto que tú. En casos más extremos, ir al evento sin conocer a nadie y obligarte a hacer compañeros que se convertirán en tu familia los siguientes dos o tres días.

Esto es una Hackathon, una metodología de trabajo que cada vez se hace con más frecuencia en la ciudad. ¿El objetivo? Resolver un reto que implique programar, conceptualizar o desarrollar. Todo esto, con el valor de la tecnología, el alto impacto y el factor innovador.

El último hackathon hecho en la ciudad fue durante Expo AgroFuturo, en donde se hizo el primer evento de este tipo con énfasis en la agricultura. Más específicamente, la conexión entre la agricultura circular y las nuevas tecnologías.

Para Edward Ramírez, Cofundador de Partner for Startups (P4S) y proveedor logístico de esta Hackathon, esta era una oportunidad para darle la vuelta a la innovación en la agricultura, principalmente por los retos ligados a la economía circular.

“Esta vez queríamos tratar unos retos que permitan a los agricultores reducir o reutilizar los desechos de sus sistemas de producción. Esto tiene muchos subtemas que pueden ser desarrollados también, como el cuidado del agua y el cuidado energético”.

Los participantes suelen ser variados: desde colectivos, pequeñas empresas, emprendedores independientes o simples programadores que están buscando conectarse con el ecosistema. Para Tomás Ríos, director de Agrilink, plataforma de conexiones tecnológicas dentro del sector agropecuario, esta metodología es la que hace que la Hackathon sea atractiva, pues conecta a personas de diferentes campos y con distintas habilidades en función de un mismo fin.

Los retos, que son presentados apenas comienza el evento, necesitan ser ágiles, prácticos e innovadores. Esta es una misión muy compleja que suele solventarse gracias a los perfiles multidisciplinarios que allí aparecen.

Además de salir con un prototipo funcional, los participantes tienen la posibilidad de ganar algunos premios ofrecidos por los patrocinadores. En esta oportunidad, los ganadores viajarán a Holanda para formarse y capacitarse durante una semana en temas de emprendimiento y economía circular. 

Las comunidades tecnológicas de la ciudad cada vez prestan más atención a este tipo de eventos y de enfoques metodológicos. Sí, hay que trasnochar y sufrir bastante, pero los resultados a los retos están demostrando que sí es posible sacar un prototipo con potencial en dos o tres días. Ahí ganan los desarrolladores y quienes buscan solución a esos desarrollos.

Esto hace que cada vez veamos más ‘Hackathones’ en la ciudad.

Escrito por:

Diego Pérez

Ingrese a Ruta N