La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

  • Inicio
  • Noticias
  • Ciudad
  • En Medellín crearon una camilla que podría ahorrar minutos vitales en accidentes de tránsito

En Medellín crearon una camilla que podría ahorrar minutos vitales en accidentes de tránsito

28 de Noviembre de 2018 en Industria 4.0, Ciudad, Casos de éxito

En Medellín crearon una camilla que podría ahorrar minutos vitales en accidentes de tránsito

Durante un accidente de tránsito en Medellín la respuesta de atención médica puede durar alrededor de 40 minutos. Factores como el tráfico, las vías o la comunicación a tiempo son las que más obstaculizan un proceso que cada vez afecta más a los habitantes del Área Metropolitana.

Además, los accidentes de tránsito en la ciudad son un problema bastante conocido. Solo en 2017 hubo 271 muertes y, según un informe realizado por el centro de pensamiento LA Network, Medellín ocupa el puesto 29 entre las ciudades con más accidentalidad en vías de Latinoamérica.

Con esta necesidad latente, investigadores de la Institución Universitaria Salazar y Herrera, en colaboración algunos estudiantes de Ingeniería Electrónica de la misma universidad, crearon una camilla plegable que permite una inmovilización adecuada en tiempo récord, incluyendo un monitoreo de los signos vitales y, también, una ubicación por medio de un GPS.

Para Alejandro Vargas, Magíster en Epidemiología y uno de los líderes del proyecto, “El ser humano por naturaleza está expuesto a accidentes y a catástrofes naturales. En ese momento, el primer auxilio suele ser la inmovilización del afectado. Esta parte del proceso suele fallar por la desesperación de la gente, la idea es que con esta camilla el paciente pueda llegar con buenos signos vitales y buenas condiciones al servicio de urgencia”.

Camilla 3

Esta innovación tecnológica ya cuenta con un prototipo básico de un dispositivo biomédico y hace unos meses logró la patente nacional. El objetivo a corto plazo es diseñar una camilla que resista a un paciente de 75 kilogramos de peso y 1.70 de estatura.

Ver tambié: Un brazalete para disminuir los embarazos riesgosos made in Medellín

Freddy Sanz, jefe de investigación de la Institución Universitaria Salazar y Herrera, valora el apoyo de entidades como Ruta N, ya que “como ente promotor de innovación ha servido de plataforma para buscar que estas innovaciones tengan protección intelectual. El proceso de patente han sido financiadas a través de convocatorias que han sido apoyadas por esta institución”.

Aunque para ellos el apoyo de otras instituciones, principalmente las ligadas a la salud, también puede ser clave pues el objetivo es distribuir masivamente la camilla y que no solo esté en los vehículos, sino también en los hogares y en las oficinas de trabajo.

Para esto, el equipo inventor intenta resaltar dos innovaciones de su dispositivo: los sensores de la camilla, que permiten monitorear variables clínicas como el pulso, la temperatura y la presión arterial de los pacientes; y el gps que, en momentos de traslado, permite a los organismos de salud saber a dónde fue el paciente.


El aporte de los estudiantes de pregrado

En este proyecto hubo un plus que enorgullece a la Institución Universitaria Salazar y Herrera: la participación de estudiantes del pregrado de Ingeniería Electrónica.

Hace unos años, Tatiana Chalarca, Nicolás Alzate y Edwin Giraldo cursaban alrededor de cuarto semestre cuando fueron invitados a participar de algunos de las ideas que el Centro de Investigación de la universidad quería desarrollar.

“Los tres manejamos motos, entonces el proyecto de la camilla plegable nos llamó la atención. Vemos accidentes todos los días y la constante es la lentitud en la atención. Este es un proyecto para salvar vidas”, cuenta Nicolás, quien está a semanas de obtener su grado como ingeniero.

Camilla 2

El principal aporte de estos tres estudiantes fue el desarrollo electrónico, el diseño y la fabricación de la camilla a escala. Además, crearon la aplicación que permitirá visualizar los signos vitales que se leen en la camilla.

Para esto, tuvieron que integrar sus estudios con conocimientos médicos que fueron adquiriendo en el camino.

“Fue un reto porque tuvimos que aprender de rangos de medición de presión, rangos de medida, de temperatura; son campos que nunca habíamos visto. Y bueno, también nos tocó trabajar desde distintas ramas, por momentos desde la electrónica y en otros desde la mecánica”, cuenta Tatiana, que gracias a este proyecto ya está pensando en especializarse en biomedicina.

Para Freddy Sanz este tipo de evolución en sus estudiantes ha sido de inmensa alegría para la institución. Tanto así que la carrera de Ingeniería Electrónica ha venido gestando un enfoque hacia una Ingeniería Biomédica.

Y por otro lado, ha sido tan bien recibido este tipo de integración entre estudiantes e investigadores que la Universidad ha apostado por lo que ellos denominan ‘El modelo del Big Bang’, en donde las ideas más innovadoras tienen la oportunidad de ser desarrolladas en conjunto.

Este equipo de creadores espera conseguir los fondos y el apoyo suficiente para que la camilla plegable sea una realidad para todos los antioqueños y, por qué no, todos los colombianos.

Escrito por:

Diego Pérez

Ingrese a Ruta N