Un brazalete para disminuir los embarazos riesgosos made in Medellín

3 de Octubre de 2018 en Casos de éxito

Un brazalete para disminuir los embarazos riesgosos made in Medellín

Un embarazo avanzado en alguna zona rural, lejos de cualquier acompañamiento médico, puede ser una experiencia traumática e incluso peligrosa para la madre gestante.

Bajo esta premisa, un grupo de investigadores, estudiantes y médicos, amparados bajo el acompañamiento del Centro de Investigación de la Universidad Salazar y Herrera, crearon un brazalete con el fin de monitorear y prevenir situaciones riesgosas en las embarazadas que viven en dichas zonas.

Como explica Alejandro Vargas, médico y uno de los líderes del proyecto, aproximadamente el 20% de las mujeres en Colombia son proclives a tener un riesgo obstétrico durante el embarazo, y este porcentaje puede ser mayor en las zonas más alejadas del país, donde las revisiones no son tan constantes y los procedimientos médicos son menos especializados.

El brazalete, que en estos momentos tiene un nivel de madurez de TRL 6, que corresponde a una validación hecha ya en un entorno real y operativo, toma los signos vitales en la muñeca de la gestante y los envía directamente al celular del médico o al computador del hospital cada cierto tiempo. Gracias a esto, el encargado puede reconocer el ritmo cardiaco, la oxigenación en la sangre y la temperatura de la embarazada.

Según los investigadores, estos datos recolectados pueden llegar a ser más precisos comparados con los dispositivos médicos tradicionales.

Otra de sus funciones es almacenar la historia clínica de la paciente, que va desde ecografías, exámenes de laboratorio y el carné de control prenatal.

Además, tiene un gps que permite saber en tiempo real en qué lugar se encuentra la paciente, identificando cuándo una materna está en zonas de riesgo y lleva muchos días sin estar en contacto con su médico encargado.

“En algunas comunidades las maternas no tienen cómo hacerse seguimiento ni tienen cómo guardar su información. Súmele que muchas veces en fenómenos de emergencia, desastres naturales o desplazamiento forzosos se pierden todos esos datos y esto puede ser muy perjudicial para la embarazada”, asegura el doctor Vargas.

Aunque vale aclarar que así esté pensado para las zonas rurales del país, los investigadores no descartan utilizarlo también en las ciudades.

El proyecto nació hace cinco años y aunque la patente se demoró tres años, los tiempos de los prototipos transcurrieron en los últimos 12 meses, siendo creados por Maribel Gutiérrez, quien lo hizo durante su trabajo de grado de ingeniería electrónica en la Universidad Salazar y Herrera, liderando además el diseño de software y hardware.

Estos investigadores, además, tienen otras tres solicitudes de patente. Todas, relacionadas a dispositivos biomédicos enfocados en el mejoramiento de la salud en Colombia.

1D0A0451

Para Andrea Uribe, ingeniera eléctrica e investigadora del Institución Educativa Universitaria Salazar y Herrera -UISH-, “los procesos de propiedad intelectual en temas de innovación se han podido desarrollar dentro de la Universidad gracias al apoyo de Ruta N, quienes han seguido de cerca todo el desarrollo de estas solicitudes”. La meta para este grupo de innovadores de la salud es lograr las cuatro patentes.

En este proyecto se han interesado distintas instituciones de salud y, por ahora, el Hospital La María. Los investigadores esperan que este apoyo se pueda traducir en una reducción en el tamaño del brazalete. También esperan conseguir los recursos económicos suficientes para potenciar este dispositivo en el mercado.

Aunque falte aún camino por recorrer, para este grupo de investigadores este tipo de inventos no solo hablan de la calidad de los procesos biomédicos en la ciudad sino, también, de las infinitas posibilidades que se pueden abrir para mejorar la calidad de la atención en los pacientes, sea cual sea su necesidad, y, principalmente, para prevenir complicaciones en los embarazos de un sector de la población que seguro lo agradecerá.

Escrito por:

Diego Pérez

Ingrese a Ruta N