La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

  • Inicio
  • Casos de Éxito
  • Manufactura Cohesiva, la startup paisa que está liderando procesos de Industria 4.0 en Medellín

Manufactura Cohesiva, la startup paisa que está liderando procesos de Industria 4.0 en Medellín

12 de Marzo de 2021 en Industria 4.0, Casos de éxito

Manufactura Cohesiva, la startup paisa que está liderando procesos de  Industria 4.0 en Medellín

Uno de los pilares fundamentales de la Industria 4.0, o la Cuarta Revolución, es el de la customización: palabras más palabras menos, se trata de hacer uso de las diferentes tecnologías disponibles para personalizar cada producto o servicio ofrecido y ajustarlo a las necesidades puntuales de cada cliente.

Te puede interesar: El mundo, cuatro revoluciones industriales después

Y esto es precisamente lo que logró hacer Manufactura Cohesiva, una startup creada por un paisa después de hacer sus proyectos de doctorado y posdoctorado en cibermanufactura en Illinois, Estados Unidos. “Participé en un programa de la National Science Foundation, un bootcamp para empresarismo, en el que entrevistamos a 100 empresas para analizar si la propiedad intelectual desarrollada en mis estudios era comercializable. Ahí me di cuenta de que había unas problemáticas importantes para desatomizar la manufactura, que eran relevantes en Estados Unidos pero también en Colombia”, cuenta Jorge Correa, quien regresó a Medellín en 2018 para fundar su empresa, Manufactura Cohesiva SAS.

Ensayo y error, el camino de toda emprendedora o emprendedor

Con estas necesidades de la industria ya identificadas, Jorge y sus socios desarrollaron una plataforma en la que clientes y proveedores podían encontrarse para cotizar, diseñar y comercializar partes para sus maquinarias o insumos para sus procesos productivos.

MC11

“Nosotros empezamos intermediando en un mercado de proveedores de partes, pero este año la visión cambió, porque si bien teníamos una plataforma muy técnica y con un producto bastante avanzado, los únicos que nos estábamos sirviendo de ella éramos nosotros como intermediarios”, cuenta Jorge. En ese momento su modelo de negocio empezó a evolucionar de un margen de intermediación a una herramienta de software masificable en toda la cadena de insumos.

A través de un relacionamiento comercial facilitado por Ruta N, Jorge llegó a Asteco con su portafolio de tecnología. “Si por ejemplo tengo en la industria un molino que procesa piedras, ese molino tiene rodillos que se desgastan, y reemplazarlos es muy costoso. Lo que Asteco hace es revestirlos con una capa dura de metalización que hace que duren más”, cuenta Jorge.

Fueron precisamente los profesionales de Asteco los que les hicieron ver que el modelo de intermediación no era atractivo, pero la tecnología que habían desarrollado para la plataforma sí que lo era. Esta empresa, con una trayectoria de 75 años en el mercado, fundamenta su modelo de servicio en asesorías uno a uno, en las que el ingeniero o ingeniera debe desplazarse a la planta de cada cliente para analizar la necesidad y generar el desarrollo a la medida. Antes de la pandemia podían llegar a tener hasta 2.000 viajes a planta al mes. “Ellos nos dijeron: ‘si pudiéramos reducir nuestros gastos en estos viajes y mejorar la interacción con nuestros clientes a través de herramientas digitales, ¡eso sería un boom!’ y con la pandemia lo que era una posibilidad muy atractiva se volvió una necesidad”. 

Con esto en mente, los equipos de Manufactura Cohesiva y Asteco se dieron a la tarea de desarrollar una plataforma personalizada en la que los ingenieros de Asteco pueden asesorar a sus clientes de forma remota, y así fue como nació SINAPPTEC. En un trabajo inmenso de diseño gráfico, lograron digitalizar y transformar en sólidos tridimensionales todas las partes críticas de las industrias en las que Asteco tiene influencia, desde molinos, minas y cementeras hasta metales de alto desempeño, pasando por sistemas de troquelería y maquinaria amarilla. Allí, los clientes pueden decidir en qué parte de la pieza se va a usar el recubrimiento y cómo, además de tener conversaciones técnicas con los ingenieros de la empresa, obtener cotizaciones que reducen el tiempo de espera de 7 días a 1 hora e, incluso, herramientas para medir el desempeño de las piezas en el tiempo y los ahorros generados por sus recubrimientos.

MC3

“Esto no solo nos impacta los costos de desplazamiento, sino también la oportunidad de respuesta al cliente cuando tiene una emergencia. Supongamos que a Argos se le fisuró una pieza en una trituradora; eso le para completamente su proceso productivo y tendría que esperar a que el ingeniero se desplace a la planta, mientras que la plataforma nos ayuda a darle una solución mucho más ágil”, señala Ana María Sosa, coordinadora de CRM de Asteco.

Más colaboración, menos competencia

Siguiendo otro principio fundamental de la Cuarta Revolución Industrial, el de la colaboración, Ana María habla de la posibilidad de licenciar el desarrollo tecnológico para que otras empresas puedan hacer uso de la plataforma, porque “cuando hablas de sinópticos, eso le aplica a cualquier proceso de mantenimiento en una cadena productiva. Es algo que sobrepasa muchos límites y fronteras, entonces no solo nos puede servir a nosotros sino a toda la industria”.

Para Felipe Santamaría, diseñador gráfico de Manufactura Cohesiva, la clave del éxito estuvo en entender la idiosincrasia de los proveedores locales. “Las pruebas nos hicieron ver que el trabajo que hay por delante es mucho más del que creíamos, que no solo es tecnificar ciertos procesos sino crear una cultura alrededor de la cohesión de la manufactura, acabar con el secretismo y abrir puertas en vez de cerrarlas”.

El futuro de Manufactura Cohesiva

En la actualidad, la plataforma desarrollada por Jorge y sus socios funciona con un sistema de membresías en vez de un margen de intermediación, y próximamente los usuarios tendrán acceso a un módulo de costos que, para su creador, es lo más ‘top’ que tienen para ofrecer, pues permite que los clientes estimen costos antes de cotizar y que los provedores coticen rápido y de manera certera, en tecnologías como maquinado, fresado, corte CNC o impresión 3D.

“Con este módulo vamos a cubrir dos dolores: el primero es la falta de estandarización en los costos, porque hoy vemos que las cotizaciones varían demasiado entre sí. Y el segundo es el tiempo de cotización, que es el problema más grande de la proveeduría de Colombia: se toman hasta 7 días”, explica Jorge.

MC2

Acompañamiento en cada paso del camino

Jorge tocó las puertas de Ruta N desde la fase de planeación de su empresa e inicialmente llegaron a hacer parte del programa de Landing de la Corporación. “Nos dieron el espaldarazo a la idea que teníamos y a partir de ahí les hemos hecho reportes con los que nos dan retroalimentación, intervenciones de visión muy importantes y un ejercicio de relacionamiento fundamental. Fue un ejercicio muy amistoso donde nosotros les hacemos un sondeo de la industria y la manufactura y ellos nos entregan todas esas capacidades”.

Eso, cuenta Jorge, les ha permitido crecer y, en cuestión de dos años, posicionarse como líderes de manufactura digital en Medellín.

¿Qué es la manufactura digital?

En palabras de Jorge, se trata de integrar las tecnologías digitales, como lo son el Internet de las Cosas, la Inteligencia Artificial, la realidad virtual y la modelación 3D, para optimizar y dar visibilidad a los procesos de manufactura. Otros expertos la definen como el uso de sistemas digitales, como por ejemplo simuladores, visualizadores 3D, entornos colaborativos de ingeniería y comunicaciones en tiempo real, entre otros, que le sirvan a la industria tradicional en sus diferentes procesos productivos.

La manufactura digital también se puede entender como la evolución de métodos como el Design for Assembly (DFM) o Computer Integrated Manufacturing (CIM) que abrieron el camino para la fabricación flexible y cuyo siguiente paso era la posibilidad de crear productos y servicios personalizados de forma colaborativa entre el fabricante y el usuario.

Escrito por:

Camila Aristizábal

Ingrese a Ruta N