Más y mejor energía desde cualquier zona del país

27 de Mayo de 2019 en Ruta N, Ciudad, Casos de éxito

Más y mejor energía desde cualquier zona del país

Uno de los problemas más recurrentes para las empresas que prestan el servicio de energía es poder operar bajo condiciones de falla. Es decir, tener que movilizar personal - y por ende perder tiempo de producción o calidad del servicio de energía - a los lugares donde es necesario restaurar la condición operativa del equipo o de la red.

Además, esto puede ser aún más difícil en las zonas rurales y más apartadas del país que, en este caso, son las más propensas a fallas por descargas eléctricas, ramas de árboles, vida silvestre, etc.

Por otro lado, hay lugares que no hacen parte de la Red Interconectada de Energía del país o zonas donde el consumo es bajo y por ello no son atractivas económicamente para las empresas de energía.

“A veces el problema ni siquiera es la infraestructura: es el mantenimiento. Para una empresa es difícil llegar a esas zonas tan apartadas porque no es rentable. Es muy costoso llegar y si a eso le sumas tener que volver para reparar algún dispositivo, se vuelve insostenible”, cuenta Juan José Cárdenas, Gerente de Tecnología de CELSA.

Precisamente este fue el reto al que se enfrentó esta compañía del sector eléctrico al crear un dispositivo que no solo hace que los procesos operativos sean más simples, sino que reduce gastos operativos a la compañía y contribuye a disminuir el costo en las facturas de sus clientes.

Una nueva oportunidad llamada Arix

Este reto no es nuevo: hace algo más de dos años dentro de CELSA apostaron a crear un dispositivo autoalimentado capaz de hacer conexión, desconexión, reconexión o apertura de circuitos bajo condiciones de carga y de falla.

Esto coincidió con la llegada de una convocatoria, liderada por Ruta N y Colciencias, para que empresas y Centros de Desarrollo Tecnológico (CDT) pudieran fortalecer sus capacidades en innovación tecnológica a partir de retos y oportunidades de mercado del sector energético.

Para poder hacer parte del proceso había que traer ideas con alto potencial de convertirse en producto y CELSA ya venía cultivando su nuevo proyecto, llamado ARIX. El dispositivo, en términos prácticos y como cuenta Juan José Cárdenas, es el reemplazo ideal del fusible, una especie de ‘fusible inteligente’ con capacidad de restablecimiento automático.

CELSA 2

Este es uno de los prototipos funcionales que CELSA ya elaboró

Con esta innovación, si un equipo detecta fallas transitorias en los circuitos de distribución, el mismo será capaz de restablecer la operación sin necesidad de cortarles la energía a los usuarios. Además, no hay que reemplazar el dispositivo ni requiere mantenimiento técnico, puede recopilar información, enviarla al centro de control de la electrificadora y es programable.

Hoy el dispositivo, que espera salir al mercado en el segundo semestre del año, está en proceso de patente, tiene pilotos completamente funcionales y se encuentra en fase de certificación RETIE, un documento expedido por el Ministerio de Minas y Energía de Colombia con fin de monitorear las instalaciones y redes eléctricas del país.

Para Juan José Cárdenas este proceso permitió, también, enfocar sus esfuerzos en labores que usualmente son secundarias en el día a día laboral, como lo es la generación de propiedad intelectual. “CELSA había tenido experiencias fallidas en patentes. No conocíamos bien el procedimiento, no sabíamos quién hacía qué en el procedimiento y con este proceso aprendimos a seguir los pasos adecuados para no equivocarnos. Por ahora todo va marchando”.

Otras empresas como Netux, LAP Technologies, ATP Trading y Transformadores de Colombia también resultaron beneficiadas de esta convocatoria y desarrollaron soluciones a distintos retos de innovación que tenían dentro de la organización.

El éxito de CELSA

Innovar en el sector eléctrico es casi una obligación, ¿cuál es el secreto para que CELSA sea un referente en tecnología y buenas prácticas competitivas?



Para Juan José la clave está en que la empresa siempre ha confiado en el talento colombiano y que este, si es en conjunto, funciona mucho mejor. En CELSA se hace tecnología propia y aunque reconozcan que “ya casi todo está inventado”, hay detalles innovadores que hacen la diferencia. “Hay una diferencia entre a mí se me ocurrió y esto es patentable”.

Juan José cuenta que nunca antes el entorno había sido tan competitivo y que al estar sumidos en un mercado tan globalizado hoy en día el usuario está bastante informado sobre qué es lo que le está ofreciendo, lo que hace que haya que ser más profesionales con lo que se ofrece. “Hay que innovar todo el tiempo porque si antes el usuario era el rey, hoy lo es mucho más”.

Escrito por:

Diego Pérez

Ingrese a Ruta N