Innovación social para cerrar las brechas de género

30 de Julio de 2018 en noticias inicio

Innovación social para cerrar las brechas de género

Desde que Maria Curie, científica reconocida por descubrir la radioactividad, se ganó el premio Nobel de física en 1903, solo otras 17 mujeres han obtenido el mismo reconocimiento. En cambio, desde que Pierre Curie, su esposo, se ganó este premio en el mismo año, otros 572 lo han obtenido también.

115 años han pasado y solo el 3% de mujeres científicas, respecto a sus colegas hombres, han recibido este galardón que celebra avances notables para la humanidad en diferentes áreas. “Estas grandes desigualdades, estas profundas inequidades, no pasan por casualidad”, expresa Irina Bokova, directora general de la UNESCO, en la introducción del informe Cracking the code: girls’ and women’s education in STEM, publicado en 2017.

Eso debe cambiar. Por eso -según Rocío Arango, profesional de Desarrollo Programático de Ruta N- “En Ruta N, como promovemos un desarrollo inclusivo, sostenible e incluyente, queremos tener un desarrollo con enfoque de género. Este año en particular nos interesa la relación entre mujeres y tecnología”. Y, por eso, con el apoyo de la Fundación Motorola Solutions, la Fundación Rodrigo Arroyave Arango, la Fundación Marina Orth, Corpoemprende y la Corporación MAKAIA lanzamos el programa ‘250 Mujeres en Tecnología’.

Y este ya está dando sus primeros resultados: el pasado 14 de julio, 25 jóvenes que están en proceso de restablecimiento de derechos y en privación de la libertad en el Centro de Atención al Joven Carlos Lleras Restrepo, conocido como ‘La Pola’, recibieron la certificación de la formación en Web 2.0, Lógica Computacional, Multimedia y Liderazgo después de su participación en un bootcamp virtual y presencial que duró seis semanas.

hola

Esta formación, en la que también participaron quince jóvenes de la Institución Educativa La Avanzada y está próximo a iniciar su segunda cohorte en La Pola, tiene como objetivo superar la brecha de género en actividades STEM y “mostrarle a mujeres en condición de vulnerabilidad que la tecnología es también un camino de inclusión laboral y de economía”, explica Rocío Arango.

“Niñas: ¡Esta es la cuota inicial de su futuro!”, fue el mensaje que dieron las organizaciones participantes de ‘250 mujeres en tecnología’ a sus primeras participantes. Esta ‘cuota inicial’ se seguirá fortaleciendo con otras dos fases: la de atracción de talento, que se llevará a cabo con dos clubes de ciencia, y la de inclusión social, que busca generar condiciones para la continuidad de la formación STEM en ‘La Pola’ y la I. E. La Avanzada.

Escrito por:

María Camila Bernal

Ingrese a Ruta N