La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

En Inngenio, primero se aprende a pensar

30 de Julio de 2012

Zohar Ginosar y Ezri Tarazi son de Israel. Han dedicado mucho tiempo a desarrollar una metodología en la que las ideas innovadoras pueden convertirse en éxitos empresariales, conocida como design thinking. Ahora la traen a Medellín, como parte del proceso de fortalecimiento empresarial del programa Inngenio de Ruta N, que busca que las ideas brillantes lleven a la creación de nuevos negocios.

Ellos hacen parte del grupo Penza, un “laboratorio de percepción” –como ellos lo llaman–, que está planteando un nuevo enfoque conceptual a la forma en la que se satisfacen las necesidades globales y los retos sociales. Su metodología original, permite diseñar nuevos procesos creativos basados en  percepciones universales del estado actual de la actividad humana.

Ginosar y Tarazi llegaron a Medellín con su design thinking y con la misión de preparar a las 12 iniciativas seleccionadas por el jurado de Inngenio para que tengan la posibilidad de ser proyectos exitosos en el mercado nacional y mundial.

Este par de expertos ya conocen los proyectos y el entorno en el que se están desarrollando, por eso, Ginosar explica claramente su trabajo aquí: “Este país lo está haciendo muy bien en temas de energía y exploración minera, y nosotros vamos a trabajar en este programa con mucha energía humana y con mucha capacidad de exploración. La primera semana se enfoca en la habilidad de explorar y descubrir más sobre la gente, los proyectos, el mercado, la forma en la que pensamos, y cuáles son el oro, la plata, los minerales que la mente puede producir para hacer mejores proyectos en el futuro. Creemos que la innovación se trata  de motivar los poderes de la mente en muchas dimensiones  y vamos a ver al menos 5 o 6 dimensiones de estos poderes para que, al final, podamos encontrar otra energía en el grupo”.

Son cuatro semanas de trabajo de estas iniciativas empresariales de Medellín, en las que se espera que, a través de las asesorías especializadas, los grupos aprendan pensar y a incorporar lo que Tarazi y su grupo definen como “diferentes inteligencias” al proceso de desarrollo del proyecto: “Si hay una persona que tiene unos conocimientos muy técnicos le enseñaremos  a mirar el problema desde distintos puntos de vista, como el social, por ejemplo, porque la tecnología no puede desarrollarse sin que las personas la acepten.

Entonces si algo es nuevo y la sociedad no lo acepta por ser diferente, hay una forma de diseñarlo de manera que sea simple y que pueda ser aceptado por la gente. También el aspecto ético es importante. Si una innovación va a hacer el bien o trae incorporado algún lado negativo, entonces pensar en la parte ética de cualquier proceso de innovación es crucial hoy en día”.

Al final, ¿qué es lo que ofrecen?: la posibilidad de que los participantes puedan mirar cualquier problema de una forma amplia, con dimensiones mucho más profundas de las que normalmente la gente piensa al momento de innovar. Porque eso es lo que hace el design thinking, que permite mirar la tecnología, primero que todo, desde del usuario final, de la persona al otro extremo de la cadena de innovación, para después devolverse en el proceso de desarrollo tecnológico.

Por eso, Ezri Tarazi y Zohar Ginosar  están en Inngenio 2012, porque saben que aplicando su metodología, reconocida en todo el mundo, ayudarán a generar mejores procesos innovadores en un país que ellos consideran tiene una gran creatividad: “Venimos de un país donde la innovación está ya insertada en la cultura y nuestra misión es ayudar a que esta cultura se canalice hacia la innovación, ayudando por medio de procesos metodológicos en los que tenemos experiencia a dar ese empujón que se necesita, y el conocimiento y la experiencia que tenemos en Isarel”.

 

 

Escrito por:

Ingrese a Ruta N