La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

Educar piratas con disciplina de marinos

18 de Marzo de 2016 en noticias inicio

Educar piratas con disciplina de marinos

Los emprendedores exitosos tienen el espíritu de un pirata y la disciplina de un marino de los Estados Unidos. Y mientras se tenga ese espíritu aventurero,el resto se puede aprender. Bill Aulet, director del Centro Martin Trust para Emprendimiento de MIT, se basó en esa premisa para estructurar los programas académicos de este instituto, uno de los más reconocidos en ingeniería a nivel mundial.

Aulet, autor de La disciplina de emprender, señala que la mayoría de la enseñanza sobre emprendimiento se basa en testimonios y, debido a la naturaleza cambiante del tema, no hay una manera sistemática de entregarle a los estudiantes los conocimientos necesarios.

“El futuro de la educación en emprendimiento debe tener la rigurosidad de la academia pero al mismo tiempo debe ser práctica y dinámica”, explica Aulet y agrega que, al formar emprendedores, importan más las habilidades y experiencias que los diplomas: el emprendimiento es la única verdadera meritocracia.

De esta manera, el programa en emprendimiento del MIT está creado como una caja de herramientas completamente dinámica y ajustada a los diferentes tipos de emprendedores que puedan estar interesados en tomar los cursos. Estas herramientas provienen de diferentes fuentes y en diferentes formatos: libros, blogs, charlas o estudios de caso, y en cuanto se vuelven obsoletas pueden ser fácilmente reemplazadas por contenidos actualizados.

Aulet, que además de ser profesor es emprendedor serial e inversionista, concluye que este tipo de programas, sean pregrados, posgrados o incluso escuelas enteras de emprendimiento, deben tener como finalidad formar emprendedores en vez de crear empresas. “Todo el mundo conoce el dicho de enseñarle a un hombre a pescar en vez de darle el pescado. En nuestro caso, esto se traduce en dar como resultado emprendedores que a lo largo de sus vidas tengan una serie de fracasos y éxitos en el mundo de los negocios, y no solamente la creación de una empresa por cada estudiante que pasa por nuestras aulas”.

Escrito por:

Carolina Mejía

Ingrese a Ruta N