La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

  • Inicio
  • Actualidad
  • Noticias
  • Con 6 proyectos innovadores empieza la segunda etapa de Inngenio

Con 6 proyectos innovadores empieza la segunda etapa de Inngenio

9 de Agosto de 2012

Cada 15 minutos se escuchan los aplausos que salen de las salas múltiples del Complejo Ruta N. Allí, los 12 grupos que pasaron a la primera etapa del programa están presentando sus propuestas a los jurados que vienen de Israel y Estados Unidos, expertos en negocios, desarrollo de producto y diseño, y líderes en Design Thinking, la metodología escogida para llevar a cabo el fortalecimiento de cada uno de estos proyectos.

Barry Katz, Ilan Mandel y Ezri Tarazi escuchan atentos cada una de las presentaciones que han venido puliendo los equipos durante las últimas semanas. Después de las observaciones, recomendaciones y aplausos, estos tres miembros del jurado tuvieron que tomar sus decisiones para definir cuáles de esos proyectos continuarán en la segunda fase. Y estos fueron los escogidos:

  1. Industrias Haceb: Desarrollo de prototipo de ducha eléctrica ecoeficiente.
  2. MVM Ingeniería de Software: Componente de software en la medición inteligente, de una infraestructura de medición avanzada, aplicado a la prevención de pérdidas no técnicas del sector eléctrico colombiano.
  3. Metrik Solutions: El escuadrón de la salud.
  4. Endevor Ingeniería: Equipo automático para el lavado y desinfección de endoscopios.
  5. Acceso Virtual: Mesa interactiva táctil.
  6. Organic Evolution: Desarrollo de un textil innovador que integra el uso de colorantes naturales y un confort termofísico estructural, aplicados a escala industrial.

A partir de ahora, estos seis innovadores proyectos seguirán su preparación que incluye el diseño y la construcción de prototipos, las pruebas de calidad y las pruebas de mercado. Para lograrlo, recibirán por parte de Ruta N un apoyo económico de hasta 100 millones de pesos, con los que cada empresa desarrollará sus proyectos para llegar a un punto cercano a mercado.

Un trabajo que estarán realizando durante los próximos cuatro meses, con el acompañamiento constante de Penza, según tareas específicas para cumplir con los objetivos del programa.

Fostering Goods, una metodología orgánica

Dentro del Design Thinking, que es el formato que se está usando para el acompañamiento de esta edición de Inngenio, el grupo Penza aplica la metodología de Fostering Goods, basada en siete fases que llevan a los equipos a lo largo de todo el proceso.

Según Ezri Tarazi, diseñador que trabaja con la estrategia de Design Thinking y todo tipo de innovaciones a través del diseño, “al usar esta metodología se disminuye el riesgo de fracaso”, ya que este acompañamiento tiene en cuenta diferentes aspectos, desde las necesidades del usuario final hasta la tecnología, lo que hay en el mercado y las posibilidades de éxito.
Para aplicarlo y explicarlo, estos expertos dan una visión orgánica del método; es decir, lo comparan con la agricultura:

Primera fase: es el arado, la forma en la que se prepara el terreno para el proyecto. Se dice cuáles son las limitaciones y qué se quiere alcanzar.

Segunda fase: se siembran las semillas. Aquí se recopila toda la información que se necesita para desarrollar el proyecto, esto es, la observación del usuario, las entrevistas que se hacen y la comprensión del consumidor final.  En vez de centrarse en la tecnología, se hace un enfoque en el usuario final.

Tercera fase: la germinación. Tiene que ver con generar muchas ideas para seguir con el proyecto. Así lo explica Tarazi: “Por ejemplo, una de las metodologías usa una tradición judía que se llama gebrute, que viene de las parejas, de la forma en la que las personas estudian la Tora, que habla de intercambiar conocimiento.

Cuarta fase: es el momento del brote, el momento en el que aparecen las primeras hojas. Es la etapa en la que se conceptualizan las ideas y se hace énfasis en cómo se visualiza ese concepto, a través de videos, imágenes, etc.

Quinta fase: el florecimiento, que es cuando se hace el prototipo para mostrar esa idea. Este punto es importante porque se materializa de forma rápida todo lo que se ha venido haciendo... el concepto es, según dice el experto israelí “demuestre o muera” (demo or die).

Sexta fase: la aparición de la fruta, que es como preparar todo para la manufacturación, ya sea un software o un producto.

Séptima fase: la cosecha o recolección. En este último momento hay que centrarse en el lanzamiento del producto al mercado, “porque la innovación es la habilidad de tomar ideas creativas y volverlas realidad”

La idea detrás del programa, dice Barry Katz, experto en Design Thinking, profesor de Stanford y consultor en IDEO, es que las compañías van a usar esta metodología, Fostering Goods, para desarrollar un proyecto desde la idea hasta la última etapa antes de que llegue al mercado: “Al final, estos grupos serán capaces de presentar su proyecto en 12 minutos, de la forma en la que lo presentarían a inversionistas, a la administración, o a otras fuentes de financiación”.

Por su parte, para Ezri Tarazi si no se pasan todas esas fases, entonces se terminará con muy buenas ideas que nunca se van a implementar: “Esto es muy importante para el mercado colombiano, para acelerar la innovación, porque hemos descubierto que las personas colombianas son muy creativas, y por eso estamos recogiendo toda esa energía para enfocarla en hacer productos innovadores que salgan de Colombia al mercado global”.

Todos son ganadores

Aunque parezca una frase de cajón, la mayoría de los participantes coinciden en afirmar que, aunque no se siga en el proceso, el camino recorrido ya ha sido una ganancia para las empresas e instituciones que han desarrollado esta metodología en Inngenio. Así lo afirma Andrés Pedraza, de la empresa Quatio, que participó con un interesante proyecto de una plataforma interactiva de video juegos en redes sociales que usan teléfonos inteligentes y tabletas como controladores externos: “Ha sido una experiencia muy enriquecedora en términos de conocimiento... El proyecto ha evolucionado increíblemente desde la primera semana de trabajo. Entonces también como forma de mejorar el proyecto, fue una muy buena experiencia”.

Esto lo confirma el profesor Katz en sus comentarios: “Vemos cómo los equipos están asimilando el conocimiento muy rápido. Están usando nuestras recomendaciones para trabajar de forma organizada. Hemos visto cómo han ido cambiando el proyecto a medida que van pasando por todas las etapas del proceso”.

De igual forma piensa Karla Cristina Lopera, directora de cultura de innovación de Metrik Solutions S.A.,  quien antes de saber que su proyecto de “El Escuadrón de la Salud” se encontraba entre los seis finales: “Independiente de que quedemos o no dentro de los 6 que van a continuar, ya nosotros ganamos muchísimo en conocimiento, en metodología y eso es replicable para todo. No importa que no nos ganemos los 100 millones –aunque obviamente estamos participando por eso–, porque no nos vamos a sentir mal ni frustrados ya que aprendimos muchísimo, algo que vale toda la plata del mundo”.

Así, el proceso continúa en las próximas semanas, y estas seis compañías seguirán trabajando hasta diciembre para terminar el año con un producto con posibilidades de convertirse en un negocio exitoso e innovador.

Algo que tienen claro los participantes, como Lucas Restrepo de Haceb, que llega con una propuesta de una ducha eléctrica: “Lo que buscábamos con la convocatoria es pensar la metodología de diseño que ahora estamos utilizando en la empresa, buscar mejores prácticas y cómo mejorar lo que estamos haciendo para desarrollar nuevos productos. Hemos encontrado que vamos por buen camino y hemos encontrado muchos tips útiles que nos servirán para incorporar en nuestro proceso de diseño y desarrollo, hacer más eficiente el proceso y sacar productos de una manera más innovadora y participativa.

Un espíritu que quiere impulsarse desde Ruta N con programas  como Inngenio 2012, y que tienen claro los asesores de Penza: “Creemos que Colombia tiene que hacer énfasis en la innovación, porque si no se innova se quedarán en la producción de materia prima. Medellín se está convirtiendo en la capital de la innovación en Colombia. Lo que vemos es que hay una gran apertura en la ciudad para las ideas innovadoras”, dice, para terminar, el profesor Tarazi.

 

Escrito por:

Ingrese a Ruta N