La Corporación Ruta N desea informarle que esta web utiliza cookies con el fin de ofrecerle una experiencia de navegación adaptada a sus necesidades y optimizar su rendimiento

Colombia examina su competitividad

26 de Febrero de 2013

Colombia examina su competitividad

Convertir a Colombia en el tercer país más competitivo de América Latina es la visión que definió el Gobierno para el año 2032 con la creación, hace ocho años, del Sistema Nacional de Competitividad, hoy llamado Sistema de Competitividad e Innovación (SNCeI).

Y para presentar un diagnóstico sobre esta meta, se realizó en febrero del 2013, en la Universidad Eafit, un foro denominado “Empresas productivas, país competitivo”, donde, además de presentar buenas prácticas al interior de las empresas, se expuso el Informe Nacional de Competitividad para el periodo 2012 – 2013, a cargo de la doctora Rosario Córdoba, presidenta del Consejo Privado de Competitividad.

El informe, que este año se nombró “Ruta a la prosperidad colectiva”, examina los avances realizados para aumentar la productividad y la competitividad del país, determina los obstáculos y propone posibles soluciones en esta materia.

En este texto, el Consejo Privado de Competitividad asevera que “si bien el país fue exitoso en la construcción de una institucionalidad para la competitividad, hoy ejemplo en el mundo, se ha quedado corto en las acciones requeridas para mejorar la competitividad de la economía”.

Además, agrega que “la responsabilidad del trabajo para mejorar la competitividad del país no es exclusiva del Gobierno. El sector privado es un actor fundamental, especialmente en el momento de establecer las apuestas productivas de las regiones y en la identificación de los cuellos de botella que podrían afectar la evolución de las mismas. Esto cobra particular importancia ahora cuando los departamentos cuentan por primera vez con recursos de las regalías para su desarrollo económico, social y ambiental”.

Esta visión es compartida por Juan Luis Mejía Arango, rector de la Universidad Eafit, que considera que “en Colombia tenemos una enfermedad patológica y es entregarle toda la responsabilidad al Gobierno. Entonces decimos que no somos competitivos porque no tenemos ‘Autopistas de la Prosperidad’ o por tal medida arancelaria, pero es necesario que nos miremos también en el fondo, cada uno de nosotros, en cómo estamos en competitividad y productividad”.

Para Mejía Arango, la academia es un actor clave para mejorar los índices de productividad y competitividad del país. “La Universidad hoy es muy distinta a la de hace 10 o 15 años. Tenemos que ser innovadores nosotros, en nuestra propia mirada y forma de hacer. La Universidad hoy tiene unos retos inmensos, y por tanto nosotros tenemos que ser conscientes en que tenemos que innovar, en muchas de las formas, desde nuestra pedagogía hasta nuestra relación con la empresa y con el sector productivo”, consideró Mejía.

La ruta a la prosperidad colectiva

El Consejo Privado de Competitividad, en su informe del periodo 2012 – 2013, resalta algunos avances en este tema y plantea retos para el futuro, como por ejemplo avanzar en los listados internacionales de productividad donde, a pesar de muchas iniciativas público-privadas, nos hemos mantenido alrededor del puesto 69 durante los últimos cinco años.

En educación, el informe destaca los avances en cobertura, y resalta la labor de la Alcaldía de Medellín con su programa Buen Comienzo, del que dice que “es una iniciativa público-privada que trabaja para mejorar las condiciones de vida de niños en situación de vulnerabilidad a través de cuatro componentes básicos para su desarrollo integral y crecimiento: salud, educación, nutrición y recreación.”

Según el Consejo Privado de Competitividad, en términos de ciencia, tecnología e innovación, Colombia ocupa el puesto 54 entre 128 países que contempla el Índice de Complejidad Económica, herramienta utilizada para calcular qué tan desarrollado está el ecosistema para la innovación en un país.  “La posición de Colombia es aceptable, cercana a la que ostenta una economía como la brasilera (52), aunque dista de la ocupada por México (20) e incluso de las de países vecinos de menor tamaño económico, como Panamá (30) y Costa Rica (49)”, dice el informe.

Además, se critica que en Colombia solo se invierta el 0,18 % del PIB en investigación y desarrollo, e invita a las empresas a invertir más en este rubro puesto que “el sector público invierte tres veces más que el sector privado, en contravía con lo que ocurre en los países líderes en innovación”.

En tecnologías de la información y comunicación, el informe cita el Índice de Preparación Tecnológica (en inglés,Networked Readiness Index), donde se afirma que “el Gobierno ofrece una amplia gama de servicios públicos en línea y dispone de amplia información en sus sitios web para fomentar la participación ciudadana. También dispone de una masa de ciudadanos relativamente bien capacitados”, pero considera pertinente que se mejore en la penetración de las TICs,  puesto que “solo un poco más de 20% de hogares con servicio de conexión a Internet”.

De igual manera, el texto toca temas trascendentales como los de salud, pensiones, productividad laboral e infraestructura y transporte, en los que propone soluciones para que, en conjunto con entidades públicas y privadas, se trabaje para cumplir la visión de país para el 2032.

Medellín, vamos bien

Al finalizar su intervención, la doctora Rosario Córdoba afirmó que la competitividad es local. Para la presidenta del Consejo Privado de Competitividad, Medellín y Antioquia están haciendo las cosas bien: “Han entendido que el modelo es trabajar todos juntos. Cuando miramos las diferentes regiones del país, siempre pensamos que las gobernaciones, las alcaldías, los empresarios y las universidades deberían trabajar juntos, ir para un mismo lado. Y en Antioquia se ve que eso está pasando”.

“El caso particular de Medellín me parece envidiable, porque la ciudad tiene un plan de desarrollo que asegura recursos para el crecimiento de esta ciudad tecnológica en los 4 años”, concluyó Córdoba.

Por su parte, Juan Felipe Mejía, decano de la Facultad de Economía de la Universidad Eafit, resaltó el trabajo aliado entre la Alcaldía de Medellín y la Gobernación de Antioquia, y el surgimiento de proyectos gubernamentales como Ruta N, que institucionalizan las discusiones sobre productividad y competitividad:“Creo que con iniciativas como Ruta N se está logrando que Medellín tenga un cambio estructural, una transformación. Si bien es cierto que Medellín es una ciudad industrial y manufacturera, la nueva economía es una economía del conocimiento y ahí tenemos grandes desafíos”.

Escrito por:

Luis Carlos Pérez

Ingrese a Ruta N