• Inicio
  • Negocios
  • El colombiano que está diseñando las fábricas del futuro

El colombiano que está diseñando las fábricas del futuro

27 de Septiembre de 2017 en Tendencias, Negocios, noticias inicio

El colombiano que está diseñando las fábricas del futuro

 

Carlos Andrés Toro es el arquitecto jefe encargado de llevar la cuarta revolución industrial a Singapur. Este ingeniero mecánico colombiano se fue del país hace más de 15 años y desde entonces ha recorrido el mundo adquiriendo experiencia y conocimientos valiosos en diseño de máquinas, control de sistemas e inteligencia artificial, con los cuales llegó a esta potencia asiática para llevar su industria al próximo nivel.

Y es que Singapur no se contenta con tener el mayor PIB per cápita del mundo y puntear en todos los rankings de investigación e innovación: este país tiene muy claro que para mantener su posición de líder se necesitan esfuerzos constantes, conscientes y conjuntos, por lo que creó Smart Nation, una iniciativa que reúne a ciudadanos, empresas y agencias gubernamentales en torno a la tecnología para mejorar la calidad de vida, crear oportunidades económicas y generar comunidad alrededor del conocimiento.

Ellos han identificado el tema de la manufactura inteligente como prioridad, entonces han desarrollado lo que se denomina una model factory o fábrica modelo, que básicamente es una planta industrial que implementa tecnologías de industria 4.0, pero no quieren simplemente replicar el modelo alemán, francés o americano, sino que quieren crear el suyo propio. Para eso necesitan un arquitecto, y ahí entro yo”, cuenta Carlos Andrés, quien viajó a Medellín para celebrar los 35 años del programa de Ingeniería Mecánica de Eafit y, de paso, hablar de su proyecto en la segunda edición de Databeers.

 

La cuarta revolución industrial

La que conocemos como “LA” revolución industrial fue apenas la primera y se dio con el invento de la máquina de vapor, que permitió pasar de una producción manual a una industrial. Henry Ford detonó la segunda revolución con su línea de producción, la cual permitió producir a gran escala. La tercera revolución sobrevino con la automatización, en la que empiezan a tener protagonismo la sensórica y la informática, pero en este punto las tecnologías informáticas (IT) todavía funcionan separadas de las tecnologías operacionales (OT).

“La cuarta revolución industrial es la revolución de los sistemas ciberfísicos, que son una forma de dotar de inteligencia a un sistema físico: no son solo gateways, sino que tienen capacidad de procesamiento, almacenamiento y captura”. explica Carlos Andrés, y añade que esto permite llegar a desarrollos como gemelos digitales, es decir, representaciones virtuales 1:1 de un modelo físico en las que una intervención en el modelo virtual genera una reacción idéntica en el físico y visceversa.

“En el tema de robótica es muy claro: no hay una separación entre el mundo físico y el mundo virtual, entonces eso exige técnicas como la gestión, almacenamiento y análisis de datos, machine to machine communication, machine learning y data mining a grandísima escala”.

Todas estas tecnologías de punta, que incluso no son comercializables todavía, están al servicio de cualquier empresa singapurense que quiera ensayarlas para luego implementar en sus propias plantas de producción, con la posibilidad de formar alianzas interinstitucionales y transversales a diferentes tamaños de organización y sectores económicos. De esta manera, una pequeña empresa puede acceder a la model factory con un aporte desde los 5.000 dólares anuales y desarrollar proyectos conjuntos con gigantes como Nestlé o Rolls Royce, quienes también hacen uso de las instalaciones.

“Mi jefe, que es el director del proyecto, siempre nos dice que nosotros no estamos compitiendo contra otras fábricas o empresas, sino contra países como Alemania, que desde hace décadas es conocido como referente industrial. Eso lo tienen muy claro como gobierno y por eso nos dan la posibilidad aquí de soñar y experimentar con tecnologías que incluso están todavía a 3 o 4 años de llegar al mercado”.

Ingrese a Ruta N